miércoles, 3 de abril de 2019

Obra de Sor Juana Inés de la Cruz, catalogada por la Unesco como Memoria del mundo


(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez


Mujer extraordinaria, ornamento de su siglo, Sor Juana Inés de la Cruz aparece, casi como

un milagro en la segunda mitad del siglo XVII en la nación de un continente que, a

mediados del siglo anterior, había empezado apenas a incorporarse a la cultura europea.

Tiene desde niña una gran curiosidad por el mundo que pronto se convierte en un deseo de

 saber y explicárselo todo, que sorprende en una sociedad tan joven y en una persona del

 sexo considerado tradicionalmente reacio a todo tipo de estudios y meditaciones.

Toda su niñez es un ardiente afán de sabiduría. Buscó una razón para justificar ese anhelo,

 que acaso a muchos parecería indiscreto o desproporcionado, y en su respuesta a Sor

 Filotea de la Cruz nos dice que todas las ciencias y todas las artes son necesarias para

 entender bien las Sagradas Escrituras.

 Pero ese anhelo de saberlo todo y la práctica constante para satisfacerlo no le restan

 femineidad ni encanto, ni tampoco usó de sus atractivos para hacer pasar por sabiduría

 aquello en que no había ahondado la simple curiosidad. Era cuidadosa y exigente en sus

 estudios y los tenía, no como vano ornamento de la natural coquetería de la mujer, sino

 como ocupación  seria y grata de Dios.

“El triunfo obtenido con dolor y celebrado con  llanto” es el modo de triunfar de la

 sabiduría, nos dice en la respuesta a Sor Filotea de la Cruz, y explica también que el ángel

 es más que el hombre porque entiende.

En su anhelo de saber, en su prurito enciclopédico, Sor Juana se emparenta con Carlos

de Sigüenza y Góngora (1645-1700) y ambos anuncian desarrollos que se intensificarán

en el siglo XVIII en que el campo de la poesía viene a ser como el término de un ciclo de

gran importancia. Podría decirse que es el broche de oro que cierra la lírica de los siglos

XVI y XVII que, empezando en Garcilazo de la Vega (1501-1536), tiene su fin, en la

Península española, con la muerte de Pedro Calderón de la Barca (1600-1681).

La poesía de los Siglos de Oro, una de las de más alta calidad de la Europa renacentista,

con la que sólo puede rivalizar la poesía de Inglaterra, tiene su esplendoroso crepúsculo

en el continente americano, porque en los últimos años del siglo XVII no hay, en todo el

vasto imperio español, un poeta de la grandeza de Sor Juana Inés de la Cruz.

Es poetisa lírica, religiosa y aún filosófica, si de ello le damos crédito por su Primero

Sueño. Dice Sor Juana: “No me acuerdo haber escrito por mi gusto, sino un papelito que

 llaman Primero Sueño”.

Pertenece a esa corriente que inunda a España, que crece y desborda con don Luis

de Góngora y cuyas aguas revueltas ilumina todavía don Pedro Calderón de la Barca.

No es una simple imitadora, ni puede tachársele como por tanto tiempo lo hicieron los

críticos académicos mexicanos y extranjeros de una gongorista más, oscura y retórica.

Aprendió,  principalmente de Góngora, todas las galas de la nueva poesía; la línea

atrevida y elegante, la riqueza y valentía del léxico, el gusto del verso fulgurante.

Pero a todo ello agregaba gracia y mística propias, modulaciones de ternura, perfiles

insinuantes y también toques de fino humor.

Entre sus poesías tienen primer lugar las que cantan efusiones y sentimientos amorosos.

Con delicada sutileza matiza la expresión de sus emociones, encuentra imágenes de

conmovedora ternura, sigue con perspicacia los vuelcos del corazón y tiene una lucidez

psicológica que no aprendió de nadie, porque no era frecuente en la poesía de aquella

época.

En su hondura, en su verdad tierna y palpitante, en el arrebato de su confesión sólo

puede comparársele con la monja portuguesa Mariana Alcoforado (1640-1723) que abrió el

camino al estudio de las pasiones.

En ambas religiosas, en Mariana, yendo mucho más lejos que en Juana, la vida aporta las

 experiencias que alimentan y explican todos esos distingos, esas adivinaciones y esas

 sorpresas del alma que medita sobre el amor.

Algunas de sus redondillas y endechas, de sus sonetos y liras, tienen indudablemente un

sitio muy bien ganado entre los más grandes poetas de lengua española.

El escritor, filólogo y crítico español, Menéndez Pelayo alaba su “expresión feliz y única”,

 y declara que sus versos son “de los más suaves y delicados que han salido de la pluma de

 una mujer”.

Y esos versos y todo el acervo bibliográfico de Sor Juana fue declarado por la Organización

de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Memoria

del Mundo: patrimonio impreso de los siglos XVII al XXI, de la Universidad del Claustro

de Sor Juana A.C.

El Registro de la Memoria del Mundo es una lista del patrimonio documental aprobada por

el Comité Consultivo Internacional y ratificado por el director general de la Unesco, el cual

es considerado de importancia internacional.

Forman parte de esta declaración en primer lugar toda la obra de Sor Juana, impresos

antiguos y actuales sobre su vida y obra que al ser distinguidos con la denominación de

“Memoria del Mundo”, tienen como objetivo facilitar la preservación, mediante las técnicas

 más adecuadas, también contarán con acceso universal por medio de copias digitalizadas y

catálogos que estarán disponibles en Internet.

Por lo tanto los investigadores y amantes de la obra de Sor Juana y lo que se ha escrito

sobre ella podremos hacer honor a una de sus frases, con referencia a su obra:

                    “No estudio para saber más, sino para ignorar menos”

(c)Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México















No hay comentarios:

Publicar un comentario

publique un comentario a esta nota