sábado, 27 de abril de 2019

La poetisa Ida Vitale, con "humildad uruguaya" recibió el Premio Cervantes de Literatura



(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

Nació en Montevideo el 2 de noviembre de 1923, poeta, ensayista, traductora, crítica literaria, profesora, integrante del movimiento artístico denominado “Generación del 45”. Estudió en la Facultad de Humanidades en la Universidad del Uruguay, que le otorgará el Doctorado Honoris Causa en el año 2010.
Durante el Gobierno militar se exilió en México (1974- 1985), país que considera su segunda patria, donde aprendió la “picosidad” del lenguaje y desarrolló una extensa actividad de escritura. Con la ayuda de Octavio Paz se incorporó a la rica vida cultural mexicana. “Mis once años en México fueron de realización permitida. Eso es maravilloso, un lugar que lo recibe a uno como si no fuera extraño. México te da la ilusión de que todo está abierto”.
En su discurso la poeta oriental, al recibir el máximo galardón de la literatura en lengua castellana, el Premio Cervantes, conocido como el “Nobel” de las letras en Castellano, remarcó su devoción por la obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra: Don Quijote de la Mancha.
“Mi devoción cervantina carece de todo misterio, mis lecturas del Quijote, con excepción de la determinada por los programas del liceo, fueron libres y tardías”.
“Muchas veces lo que llamamos locura del Quijote, podría ser visto como irrupción de un frenesí poético no subrayado como tal por Cervantes, un novelista que tuvo a la poesía por su principal respeto”.
El Premio Cervantes de Literatura 2018, le fue concedido a Ida “por su lenguaje, uno de los más destacados y reconocidos de la poesía hodierna (moderno o actual), en español, que es al mismo tiempo intelectual y popular, universal y personal, transparente y honda”.
El jurado también destacó que desde hace un tiempo se ha convertido “en un referente fundamental para poetas de todas las generaciones y en todos los rincones en español”.
Siguiendo con parte del contenido del discurso de Ida, sostiene: “Cervantes como precisa José Miguel Marinas, es “el primer alegorista de la ética moderna” y va sobreviviendo a las menguantes transformaciones de ésta.
“Virtud siempre lograda de Cervantes ha sido no echar mano de milagros de los usuales en las novelas que no se privaban de gigantes y monstruos, cuando un argumento descontrolado las requería”.
Toda la gracia proviene que el Quijote haga de las suyas “cuando ya no se usan los caballeros andantes”, radica en ello su razón de ser, el más sutil de los méritos de la obra.
En la última década, la poetisa ha sido galardonada con los premios más importantes de literatura en lengua española:
2009 –IX Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo.
                    (Compartido con Ramón Xirau).
2014 – Premio Internacional Alfonso Reyes.
2015 – XXIV Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.
2016 – Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca
2017 – Premio Max Jacob
2018- Premio Literatura en Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara- México.
2018- Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes.
Afirma en su discurso Ida que El Quijote, “nos reclama la inacabable virtud del libro: exigirnos la fidelidad atemporal a lo que, lector tras lector y época tras época, se ha ido consagrando, como un venerable sostén de la herencia humana”.
“No sé por qué atribuí a ese libro la capacidad de precipitar hacia mí, la buena voluntad del azar. Quizás simplemente buscaba una ocasión de dicha dispersiva, de caridad sin reserva, cuando el disfrute viene sin proponérselo a veces, acompañado de una sensación de penuria de gracias en la vida diaria y necesidad de gusto satisfecho, que depararán siempre las aventuras por las que ando tan a gusto cuando me reintegro al maravilloso mundo cervantino”.
Ida, la niña que se inició en la escritura a los 15 años; según ella una edad en la que “no escribís pensando que sos buena”, hoy a sus 95 años continúa escribiendo, su última obra: Shakespeare Palace. Mosaicos de mi vida en México, es el título de las memorias de la poetisa publicado este año.
La escritora reconoció en su discurso lo que se convirtió en una “devoción total” cuando intimó “con aquella pareja española tan tiernamente compatible, entre sí y con una lectura inocente y deseosa de amistades literarias a su alcance, ese Quijote y ese Sancho que hablaban de otra manera”.
La ceremonia en la Universidad Alcalá de Henares en Madrid, en que el Rey Felipe VI le entregó el galardón a Ida Vitale, estuvo marcada, por la lluvia, un elemento fundamental en la obra de la poeta y por su humildad y el agradecimiento que mostró en forma constante. “Es la humildad uruguaya”, dijo Nuria Flo, una de sus nietas que la acompañaba.
Refiriéndose a la obra de Ida dijo: “La poesía de mi abuela me gusta mucho, pero a veces es difícil”. Es que para Ida Vitale: “No todos los poemas están escritos para que se entiendan”.
Y lo que se entendió muy bien, fue el final del mensaje de la poetisa: “Con todo lo que las afirmaciones de Don Quijote, prudente y aun sabio, me reclaman de acatamiento, para terminar debo disculparle una afirmación que como suya, podría ser aceptada sin más “que no hay poeta que no sea arrogante y piense que sí que es el mayor poeta del mundo”.
No es mi caso, puedo asegurarlo. Sin duda, Don Quijote no imaginó jamás que ese género femenino al que se consideraba por oficio llamado a honrar y defender pudiera caer en tan osada pretensión. Y en eso, estoy segura que acertó”.
      
(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México
                                                       


miércoles, 3 de abril de 2019

Obra de Sor Juana Inés de la Cruz, catalogada por la Unesco como Memoria del mundo


(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez


Mujer extraordinaria, ornamento de su siglo, Sor Juana Inés de la Cruz aparece, casi como

un milagro en la segunda mitad del siglo XVII en la nación de un continente que, a

mediados del siglo anterior, había empezado apenas a incorporarse a la cultura europea.

Tiene desde niña una gran curiosidad por el mundo que pronto se convierte en un deseo de

 saber y explicárselo todo, que sorprende en una sociedad tan joven y en una persona del

 sexo considerado tradicionalmente reacio a todo tipo de estudios y meditaciones.

Toda su niñez es un ardiente afán de sabiduría. Buscó una razón para justificar ese anhelo,

 que acaso a muchos parecería indiscreto o desproporcionado, y en su respuesta a Sor

 Filotea de la Cruz nos dice que todas las ciencias y todas las artes son necesarias para

 entender bien las Sagradas Escrituras.

 Pero ese anhelo de saberlo todo y la práctica constante para satisfacerlo no le restan

 femineidad ni encanto, ni tampoco usó de sus atractivos para hacer pasar por sabiduría

 aquello en que no había ahondado la simple curiosidad. Era cuidadosa y exigente en sus

 estudios y los tenía, no como vano ornamento de la natural coquetería de la mujer, sino

 como ocupación  seria y grata de Dios.

“El triunfo obtenido con dolor y celebrado con  llanto” es el modo de triunfar de la

 sabiduría, nos dice en la respuesta a Sor Filotea de la Cruz, y explica también que el ángel

 es más que el hombre porque entiende.

En su anhelo de saber, en su prurito enciclopédico, Sor Juana se emparenta con Carlos

de Sigüenza y Góngora (1645-1700) y ambos anuncian desarrollos que se intensificarán

en el siglo XVIII en que el campo de la poesía viene a ser como el término de un ciclo de

gran importancia. Podría decirse que es el broche de oro que cierra la lírica de los siglos

XVI y XVII que, empezando en Garcilazo de la Vega (1501-1536), tiene su fin, en la

Península española, con la muerte de Pedro Calderón de la Barca (1600-1681).

La poesía de los Siglos de Oro, una de las de más alta calidad de la Europa renacentista,

con la que sólo puede rivalizar la poesía de Inglaterra, tiene su esplendoroso crepúsculo

en el continente americano, porque en los últimos años del siglo XVII no hay, en todo el

vasto imperio español, un poeta de la grandeza de Sor Juana Inés de la Cruz.

Es poetisa lírica, religiosa y aún filosófica, si de ello le damos crédito por su Primero

Sueño. Dice Sor Juana: “No me acuerdo haber escrito por mi gusto, sino un papelito que

 llaman Primero Sueño”.

Pertenece a esa corriente que inunda a España, que crece y desborda con don Luis

de Góngora y cuyas aguas revueltas ilumina todavía don Pedro Calderón de la Barca.

No es una simple imitadora, ni puede tachársele como por tanto tiempo lo hicieron los

críticos académicos mexicanos y extranjeros de una gongorista más, oscura y retórica.

Aprendió,  principalmente de Góngora, todas las galas de la nueva poesía; la línea

atrevida y elegante, la riqueza y valentía del léxico, el gusto del verso fulgurante.

Pero a todo ello agregaba gracia y mística propias, modulaciones de ternura, perfiles

insinuantes y también toques de fino humor.

Entre sus poesías tienen primer lugar las que cantan efusiones y sentimientos amorosos.

Con delicada sutileza matiza la expresión de sus emociones, encuentra imágenes de

conmovedora ternura, sigue con perspicacia los vuelcos del corazón y tiene una lucidez

psicológica que no aprendió de nadie, porque no era frecuente en la poesía de aquella

época.

En su hondura, en su verdad tierna y palpitante, en el arrebato de su confesión sólo

puede comparársele con la monja portuguesa Mariana Alcoforado (1640-1723) que abrió el

camino al estudio de las pasiones.

En ambas religiosas, en Mariana, yendo mucho más lejos que en Juana, la vida aporta las

 experiencias que alimentan y explican todos esos distingos, esas adivinaciones y esas

 sorpresas del alma que medita sobre el amor.

Algunas de sus redondillas y endechas, de sus sonetos y liras, tienen indudablemente un

sitio muy bien ganado entre los más grandes poetas de lengua española.

El escritor, filólogo y crítico español, Menéndez Pelayo alaba su “expresión feliz y única”,

 y declara que sus versos son “de los más suaves y delicados que han salido de la pluma de

 una mujer”.

Y esos versos y todo el acervo bibliográfico de Sor Juana fue declarado por la Organización

de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Memoria

del Mundo: patrimonio impreso de los siglos XVII al XXI, de la Universidad del Claustro

de Sor Juana A.C.

El Registro de la Memoria del Mundo es una lista del patrimonio documental aprobada por

el Comité Consultivo Internacional y ratificado por el director general de la Unesco, el cual

es considerado de importancia internacional.

Forman parte de esta declaración en primer lugar toda la obra de Sor Juana, impresos

antiguos y actuales sobre su vida y obra que al ser distinguidos con la denominación de

“Memoria del Mundo”, tienen como objetivo facilitar la preservación, mediante las técnicas

 más adecuadas, también contarán con acceso universal por medio de copias digitalizadas y

catálogos que estarán disponibles en Internet.

Por lo tanto los investigadores y amantes de la obra de Sor Juana y lo que se ha escrito

sobre ella podremos hacer honor a una de sus frases, con referencia a su obra:

                    “No estudio para saber más, sino para ignorar menos”

(c)Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México















domingo, 24 de marzo de 2019

El adiós al escritor norteamericano William C. Gordon

William C. Gordoon





Alberto Troisi, William C. Gordon y Araceli Otamendi
 en la 34° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 

(Buenos Aires)

Con mucha pena me enteré a través de las redes sociales de la muerte de Wiliam C.
Gordon. Conocí al escritor norteamericano William C. Gordon en Buenos Aires en el año 2006
cuando se editó su novela Duelo en Chinatown. La editorial del libro me convocó y lo
entrevisté para la revista Archivos del Sur. Posteriormente, y a través de internet, lo
entrevisté nuevamente por su novela El rey de los bajos fondos. Habiamos quedado en
contacto y me anticipó que iba a viajar a la Argentina a presentar su nueva novela.
En el año 2008 William C. Gordon vino a Buenos Aires a presentar los dos libros,
El rey de los bajos fondos y Duelo en Chinatown en la 34° Feria Internacional del
Libro de Buenos Aires. La presentación estuvo a cargo de Francisco Troisi, Gerente
de Editorial Océano - y distribuidora del libro - y de mi.
A William C. Gordon le interesaba tanto la literatura como los temas sociales. Como
abogado había defendido muchos casos de inmigrantes en su país, Estados Unidos.
Volví a encontrarlo casualmente en Buenos Aires, un mediodía, caminando por Avenida
Alvear. El estaba junto a un par de periodistas y me dijo que viajaría a Uruguay a encontrarse
con su mujer de entonces,  la escritora Isabel Allende, con quien estuvo casado durante
veintisiete años.
A través de los años seguimos escribiéndonos a través de internet, comentando noticias
de actualidad y literarias. William continuó escribiendo y publicando sus novelas y
enviándome ejemplares de los nuevos libros que iba editando.
En 2016 me escribió nuevamente, quería venir a Buenos Aires a presentar sus nuevas
novelas en la Feria del Libro  y me preguntó si se las podía presentar , pero finalmente
no consiguió el espacio y el viaje se anuló.
William C. Gordon empezó a publicar sus libros después de los 65 años, dedicándose
intensamente a la literatura en la etapa final de su vida. Tenía una sonrisa franca, una
mirada transparente, era una persona que se brindaba con su amistad. Siempre lo recordaré.
Buen viaje Willie.

(c) Araceli Otamendi - Archivos del Sur

entrevistas a William C. Gordon:

https://revistaarchivosdelsur-entrevistas.blogspot.com/2019/03/entrevista-al-escritor-norteamericano.html

https://revistaarchivosdelsur-entrevistas.blogspot.com/2013/01/entrevista-william-c-gordon.html




martes, 26 de febrero de 2019

Por un mundo sin muros por Javier Claure C.

Poetas y participantes en la velada literaria “Por un mundo sin muros”
Mario Castro, Angelica Pérez y Javier Claure






















(Estocolmo)  Javier Claure C.                     

El jueves 21de este mes, en las instalaciones de la Casa de Actividades Culturales de Sundbyberg (Estocolmo), se realizó a las 18 horas, una lectura poética en honor al Día Internacional de la Poesía, declarado por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). Evento efectuado en sincronización con el Liceo Poético de Benidorm y el Movimiento Poético Mundial. Además, en colaboración con la Asociación Cultural Kimun y la Asociación Educativa Vuxenskola. Angelica Pérez, presidenta de la Asociación Kimun, abrió el acto con un breve discurso y dio la bienvenida al público presente. Por su parte, Mario Castro y Javier Claure, organizadores de la velada literaria, tomaron la palabra para referirse al encuentro poético, y a esos muros que existen en el mundo. Muros de discriminación, de exclusión y de opresión.
Pues en esa tarde de invierno sueco, al hechizo de la amistad, la paz y por un mundo sin muros, cinco poetas, de diferentes nacionalidades, se dieron cita para hacer conocer sus versos. En el mundo actual en donde prima más la prepotencia de ciertos Estados, la imagen, el dinero y las cosas materiales, la comunicación entre seres humanos, a veces, se ha vuelto efímera y amenazante. En este contexto, la poesía es un medio de comunicación completa y tan necesaria en estos tiempos de discordia y de falsa espiritualidad. La poesía es diversidad, es producto de la mente humana y de la sensibilidad ante momentos felices de la vida, pero también de esos vértigos que vibran en las cuerdas del alma. Es así que se leyeron versos dedicados al amor, a la naturaleza y a la parte social. Es decir, versos inspirados en ese sentimiento universal que da sentido al diario vivir. Porque los poetas, como todas las personas que tienen dos dedos de frente, quieren un mundo más incluyente, más justo y sin muros.

(c) Javier Claure C.
Estocolmo

textos y fotografías (c) Javier Claure C.

martes, 15 de enero de 2019

Gaspar de la Noche en Korpilombolo por Javier Claure C.

paisaje de Korpilombolo 
los escritores (de izq. a der. )Agneta Pleijel, Ulf Eriksson, Julián Vásquez y
Mikael Niemi.
Monumento de piedra en el centro de Korpilombolo 






Parque León de Greiff

(Estocolmo) Javier Claure C. 

El Festival Cultural Nocturno de Korpilombolo se llevó a cabo, por decimocuarto año, el mes de diciembre del año pasado bajo el auspicio de la Asociación Cultural Korpilombolo y otras organizaciones culturales. Un intenso programa entre conferencias, talleres de escritura, películas, bailes, teatro, música y presentaciones de libros fueron expuestos al público. La escritora y docente Agneta Pleijel y los escritores Ulf Erikksson y Mikael Niemi fueron los invitados especiales, quienes contaron acerca de sus libros y de sus experiencias como escritores. Sabía que  Korpilombolo pertenece a la comuna de Pajala, situado en la frontera con Finlandia y que allí hace un frío del diablo. Sabía también que este Festival Cultural se está realizando desde hace muchos años. Para saber con exactitud de qué se trata y ver todo más de cerca, decidí viajar a ese lugar. Tomé el avión en Estocolmo y aterricé en la ciudad de Luleå. El vuelo duró una hora. Luego viajé en bus casi tres horas, subidas y bajadas entre hermosos bosques nevados y aldeas que más parecían cuadros de sagas nórdicas. Llegué a destino a las cuatro de la tarde, donde me esperaban con los brazos abiertos.
Korpilombolo es un distrito de aproximadamente 500 habitantes, y la mayoría habla sueco y “meänkieli”, un idioma muy parecido al finlandés. Hay un solo hotel, el “Hotel Bolombolo del Cauca”. Según el Instituto Sueco de Meteorología e Hidrología (SMHI), la temperatura, en este sector, puede llegar hasta -30 grados en invierno. Korpilombolo está rodeado de bosques y, en estos de  tiempos de invierno, la nieve reposa como un enorme manto blanco sobres los árboles, las casas y las calles. Es encantador, mítico y si uno tiene suerte puede observar, por las noches, una aurora boreal impresionante. También tuve la oportunidad de conocerlos a César Alejandro Jaimes, a Juan Soto y a Manuel Ponce de León de la empresa cinematográfica “Los Niños Films” que llegaron desde Colombia para filmar los eventos del Festival, los paisajes de Korpilombolo y cualquier otro detalle que sea necesario para realizar una película sobre la obra de León de Greiff.
Todo comenzó hace 14 años cuando Julián Vásquez Lopera, escritor colombiano y ex docente de la Universidad de Estocolmo y de Lund, investigaba sobre la obra del poeta colombiano León de Greiff de descendencia sueca. La relación poética entre Korpilombolo y Bolombolo había nacido hace muchísimo tiempo, pero Julián Vásquez hizo tangibles los efectos de esa correspondencia siendo el promotor de este Festival Cultural Nocturno. Es sorprendente que en un lugar tan remoto de Latinoamérica exista un parque que se llame “León de Greiff”. Y además, haya dos monumentos de piedra con inscripciones en sueco y en español.
Pero en realidad… ¿Qué tiene que ver Korpilombolo con el Hotel Bolombolo del Cauca? Pues, es una historia apasionante la que une a Bolombolo, una aldea tropical situada a las orillas del Río Cauca (Colombia) y a Korpilombolo, otra aldea situada cerca del círculo polar ártico en donde, en épocas de verano, el sol se oculta muy tarde, y en invierno las noches son largas y los días muy cortos.
Carl Sigismund von Greiff y su esposa Lovisa Petronella Faxe, bisabuelos de León de Greiff, habían partido de Malmö (Suecia) a Medellín (Colombia) el año 1825 en busca de mejores condiciones de vida. Su propósito: explotar alguna mina de oro en la provincia de Antioquia. La joven pareja nunca  más volvió a Suecia. León de Greiff nació en Medellín en 1895 y murió en Bogotá el año 1976. Es considerado como uno de los poetas más importantes del siglo XX en Colombia. Su obra está compuesta, entre otras cosas, por “yoes” autobiográficos bien camuflados. Es decir, distintos personajes que con el transcurso del tiempo tomaron diferentes rumbos. Entre ellos podemos citar, por ejemplo, a Bogislao  von Griffus, Matías Aldecoa, Leo de Gris y Gaspar de la Noche siendo quizá el más notable.
La historia cuenta que León de Greiff era “grafómano” y noctámbulo por excelencia. Probablemente en las nebulosidades de la noche se apoderó de Gaspar de la Noche para rendirle homenaje al escritor francés Aloysius Bertrand (1807-1841) y, sobre todo, a su personaje “Gaspar de la Nuit”. A partir de este momento, el Gaspar de la Noche “greiffiano” empieza a tomar cuerpo. Y en ese devenir de la vida, León de Greiff, con tan solo 21 años, comienza a trabajar como contador en el Banco Central de Bogotá, donde frecuentaba con los poetas de la época. Apreciado por la bohemia bogotana, pero ignorado por el ciudadano común y corriente. En 1926 ocurre algo crucial en su vida, se cansa del ambiente bogotano y se va a vivir a Bolombolo. Allí consigue trabajo como administrador de obras del Ferrocarril de Antioquia. En otras palabras, abandona la capital para instalarse en un pueblo tropical. Este hecho lo bautizó como una “fuga rimbaldiana” (de Arthur Rimbaud). En camino a Bolombolo ocurre algo inesperado; se separan tres personajes: Matías Aldecoa y Leo de Gris van a parar a Bolombolo, mientras que Gaspar de la Noche huye a Korpilombolo y se refugia en el exilio poético. Vive entre bosques, casas abandonadas, canaletas, lagos, cuevas y recovecos. En verano se viste con trajes tropicales y camina con sombrero y su bastón. Pero en los crudos inviernos, le acompaña la soledad en medio de la nieve, el hielo, renos y trineos que deambulan en horas de claridad. Así transcurre semana tras semana, mes tras mes y año tras año. León de Greiff llegó por primera vez a Suecia en 1958 para participar como delegado colombiano en el Congreso Internacional de la Paz. Y un año más tarde fue nombrado primer secretario de la Embajada de Colombia en Suecia. O sea, el que había insuflado energía en el cuerpo de Gaspar de la Noche llega a Suecia después de 32 años, y lo hace buscar con, el Fabulador Paradislero, uno de sus personajes. Este sujeto viaja a Korpilombolo, recorre todo el pueblo entre la nieve y chiflones helados; hasta que finalmente encuentra a Gaspar de la Noche momificado y congelado. Lo lleva, en un cubo cubierto con hielo, a la residencia de León de Greiff en Estocolmo, y lo mete en el “cuarto del búho”, donde se encontraban libros, manuscritos, calendarios, apuntes y la máquina de escribir del ilustre poeta. Entre las cuatro paredes de ese cuarto, le hacen una autopsia revertida. Y, Gaspar de la Noche, despierta muy enfurecido echando fuego por la boca; primero porque lo despertaron, y segundo porque lo trasladaron a otro sitio muy diferente al que estaba acostumbrado. De repente surgió la pregunta ¿A qué se dedicaba Gaspar de la Noche en Korpilombolo? Pues vivía a la intemperie enfrentando los cambios climáticos polares. Sin embargo, vivía feliz y a sus anchas fumando una cachimba con tabaco de aroma achocolatado. Gaspar de la Noche se arma de coraje para enfrentar las críticas y  opiniones de sus interlocutores. Y les contesta: “Desde luego que llevo una existencia alejada del mundo, filosofando conmigo mismo, pero un dato importante quiero aclarar: en Korpilombolo jamás estuve convertido en cubo de hielo. Alguien del grupo tuvo la mala intención de propagar ese chisme (cfr. Obra Dispersa III: 354).

 (c) Javier Claure C.
Estocolmo

fotografías y texto: (c) Javier Claure C.

Javier Claure C. es un escritor de origen boliviano radicado en Suecia




domingo, 13 de enero de 2019

El adiós al poeta uruguayo Saúl Ibargoyen por Washington Daniel Gorosito Pérez

(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

“En Ciudad de México falleció el poeta uruguayo Saúl Ibargoyen que residía en el país desde 1976, del que poseía la nacionalidad desde el año 2001”, informó el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el miércoles 9 de enero. Ibargoyen era un prolífico escritor con más de 75 libros publicados, con su obra traducida a trece idiomas entre ellos el ruso, inglés, francés, bielorruso, portugués, árabe y esloveno.
El escriba, había nacido en Montevideo capital de la República Oriental del Uruguay el 26 de marzo de 1930, cuatro meses después su país sede del primer Campeonato Mundial de Fútbol, obtenía el título venciendo a Argentina en la final por un marcador de 4 a 2. Fue un hombre muy vinculado a la literatura y la cultura de México, país al que vendría a radicar en 1976 como exiliado político y lo consideraba su segunda Patria.
Ha desempeñado múltiples actividades como docente, periodista cultural, traductor, coordinador de talleres literarios, editor, entre otras. Al enterarse de su fallecimiento el escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II, “viejo amigo y compañero”, tuiteó: “Mexicano por derecho adquirido en sus letras, su presencia cultural, sus talleres literarios, su periodismo. Afortunadamente los viejos rojos, los viejos rockeros y los escritores nunca mueren”.
Entre múltiples galardones obtuvo en 1963 el Premio Nacional del Ministerio de Instrucción Pública de Uruguay y en México en el 2002, el Premio Nacional de Poesía Carlos Pellicer para Obra Publicada por su libro “El escriba de pie”. Fue miembro de la Academia Nacional de Letras del Uruguay. Se le otorgó el Doctorado Honoris Causa por la Universidad “Monseñor Oscar Arnulfo Romero” de El Salvador (2014); Doctor Honoris Causa por la Universidad de Tijuana, Campus La Paz, B.C.S; México.
De su abundante obra podemos destacar: El poeta y yo; El Torturador; El escriba de pie; Poeta en México City, Basura y más poemas; Llorar pa´delante; Poesía rebelde Latinoamericana. En una entrevista, así se definió: “Soy Saúl Ibargoyen, parece que soy poeta, cuentista, novelista, y tengo muchos otros oficios como diría Pablo Neruda, dentro y fuera de la ley, estoy no sé si feliz pero contento de seguir vivo en este mundo tan duro para millones de personas porque un hombre solo no es nada. Uso la computadora que tiene mejor memoria que yo, escucho a Gardel y el tango, veo el fútbol, recuerdo el mate y el asado… y sí uso el Facebook”.
Su amigo, el poeta Juan Gelman, que también se exiliara en México y recibiera en el 2007 el Premio Cervantes de Literatura en una ocasión dijo: “Saúl Ibargoyen pertenece a la estirpe de los poetas verdaderos, una especie mucho menos abundante de lo que el número de libros de poesía en circulación y la crítica de ciertos críticos permitiría suponer. Es un poeta original y en consecuencia, suele padecer el embate de silencio que le dedican quienes están afiliados a lo novedoso y no atienden lo sustancial”.
Era integrante de lo que el crítico uruguayo Ángel Rama bautizó “Generación de la Crisis”, integrada por escritores uruguayos entre la década de los 50 y 60 del siglo XX. Hace unos días el periódico Crónica de la Ciudad de México, publicó la que sería su última entrevista, de la misma extraigo algunos conceptos que nos muestran el pensamiento del escritor unos días antes de su muerte.
Al ser cuestionado sobre su universo tan propio dentro de la actual poesía Latinoamericana dijo: “Mi apuesta sigue siendo a lo subjetivo en el arte, aún en el marco de ciertas tradiciones y legados culturales. En otras ocasiones he reiterado la idea nada original, de que cada poeta debe fundar su propio ismo, su propia tradición, su verdad no intercambiable, su modo de escarbar la médula de cada palabra, su sed del nombre secreto de los seres y las cosas, su arte poética irrenunciable e invendible”.
Sobre las temáticas de sus obras: “El poeta no debe dejar morir el niño que está en él, que no duerme, atento siempre. Si lo ve agonizar, debe aplicarle una buena respiración boca a boca, de ahí sale todo”. Ante la pregunta de más de 3 décadas viviendo en México, su producción es muy vasta, ¿cómo la definiría en cuanto a un proceso que aún no acaba?
“No es fácil una respuesta atinada, pues uno está como en medio de un camino por el que pasa mucha gente. Se hace camino a lo Machado, y pocas veces te detienes a mirar atrás, recordando la canción de Atahualpa Yupanqui. Debo suponer que de algún modo uno realiza un examen más o menos crítico del propio trabajo, pero desde el ejercicio de la escritura. Incluso desde esa protoescritura, desde esos versos que apenas se insinúan a partir de una imagen, de una representación, de una mínima angustia, de una injusticia social, soterrada o evidente.”
“Pero sí podría mencionar instancias personales que se expresaron en la poesía: el exilio, sobre todo (ese exilio que en más de un sentido nunca termina). Y las numerosas circunstancias de la vida cotidiana, los viajes, los amores, las amistades, las resonancias de la multiplicidad cultural mexicana, la actividad laboral. Pero la poesía no fue suficiente para mí, por eso la apelación a continuar la forja de un discurso narrativo desarrollado en novelas y cuentos. Pienso que ambos discursos, el narrativo y el poético, constituyen el envés y el revés de un entramado único”
Saúl Ibargoyen cuando se refería al exilio solía decir: “El exilio produjo en mí un desgarramiento incurable”.
En un homenaje que le realizara el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA)- Consejo para la Cultura y las Artes (Conaculta) en el año 2010, dentro del ciclo Protagonistas de la Literatura Mexicana, el dramaturgo, ensayista, narrador y poeta Samuel Gordon lo definió con estas palabras: “Se ha dicho que es un poeta entre dos tierras (Uruguay y México) pero pertenece a un solo territorio que es la poesía”.
El año pasado, escribí un poema dedicada a Saúl Ibargoyen el que comparto con gran placer con ustedes:
POETA CHARRÚA EN MÉXICO CITY
Un gran bardo Oriental en México Tenochtitlán,
murga, mate, Cielito lindo y Pericón Nacional,
pluma celeste, corazón de Ceibo.
Alas tienen tus versos
que buscaron la libertad
en un momento, de tú pueblo,
y hoy del hombre en general.
Sos ilustrado y valiente
como dijo el General.
Un escriba de pie
marcada su inspiración
por los destellos que emite
la lejana Cruz del Sur.
Tú patria es el idioma que supiste enriquecer
sin fronteras como el portuñol
que parte de tú obra engalanó.
Para ti, “los pájaros ladran”
para Don Quijote los perros,
Saúl es también un Quijote
más allá de su semejanza en el porte
por sus luchas con las letras
buscando siempre en sus líneas
interpretar científicamente
la tan mentada realidad.
Como en sus inicios poéticos
“El pájaro en el pantano”
el exilio lo llevó a emigrar
a lejana tierra de pantanos
allí decidió volar
desde su Patria querida
el muy lejano Uruguay
un Churrinche*
poeta Charrúa en México City.

*Churrinche: es el pájaro nacional del Uruguay. El macho tiene copete rojo, carmesí brillante, antifaz negro, garganta roja, abdomen y pecho rojo, dorso gris, alas negras, cola negra y pico negro, su trinar es hermoso.
       
(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México                                                   


                                               

jueves, 20 de diciembre de 2018

Maryse Condé en Rinkeby por Javier Claure C.

Alexandra Pascalidou, Maryse Condé y Richard Philcox en la Biblioteca
de Rinkeby 


Maryse Condé con alumnos de Rinkeby 

Maryse Condé entrevistada por Televisión Sueca
alumnos del colegio de Rinkeby

(Estocolmo) Javier Claure C. 
La escritora guadalupeña Maryse Condé, ganadora del Premio de Literatura 2018, visitó la Biblioteca de Rinkeby el lunes 10 del mes en curso, el mismo día que se entrega, en Estocolmo, los Premios Nobel. Cabe recalcar que este Premio fue otorgado por la Nueva Academia, una flamante entidad creada por la escritora y periodista Alexandra Pascalidou de ascendencia griega. De esta manera se garantizó que este año exista un Premio de Literatura como alternativa al Nobel. La Academia Sueca, encargada de conceder el galardón literario más prestigioso del mundo, aplazó tal Premio hasta el próximo año, a raíz de un escándalo de abusos sexuales cometidos por el dramaturgo Jean-Clauude Arnault, hoy condenado a dos años de cárcel por violación. 
Así pues, Condé llegó a la Biblioteca a las diez de la mañana en silla de ruedas, vestida con ropa oscura, con un sombrero color café chocolate, lentes oscuros y en compañía de su esposo y traductor Richard Philcox. Se acomodaron en primera fila, acto seguido los alumnos del Colegio Askeby entraron en fila de dos en dos, vestidos de blanco y con velas en las manos, entonando canciones navideñas. Luego los estudiantes del Colegio de Rinkeby le dieron la bienvenida en diferentes idiomas. Ionesco Ionut-Catalin y Rania Hassoni fueron los maestros de ceremonia y dirigiéndose a la galardonada anunciaron: “Bienvenida a Suecia, a Estocolmo y a la Biblioteca de Rinkeby. Para nosotros es un honor compartir estos gratos momentos con usted. Hemos elaborado dos folletos, uno acerca del Premio Nobel y otro sobre su vida. Tenemos 14 años y estudiamos en el Colegio de Rinkeby. En Rinkeby viven 16000 personas y ese nombre significa guerrero. Rinkeby es un lugar muy antiguo, pero el Rinkeby moderno se inauguró, el 3 de noviembre de 1971. En este sector vive gente de todo el mundo: de África, de Asia, de Sudamérica y de otros países europeos. Existen desventajas y problemas en esta parte de Estocolmo. No obstante, somos alegres y nos sentimos bien”. 
Dieciséis estudiantes narraron episodios de la vida de Maryse Condé, quien sufrió en carne propia el racismo. Uno de ellos dijo por ejemplo: “Cuando usted vivía en París, los franceses la miraban con desprecio porque tenía hijos fuera del matrimonio. Además porque era negra. Usted ha vivido en muchos países y ha conocido a mucha gente. Y querían que se adapte al país acogedor, a su idioma, a costumbres y a estilos de vida, pero usted odiaba la palabra adaptación y no quería obedecer a terceras personas”. 
Al final del acto, la laureada de 81 años de edad, desde su asiento y emocionada pronunció lentamente un breve “mercy beaucoup” (muchas gracias). Después la llevaron a tomar una taza de té y a conversar con los estudiantes. La prensa sueca y extranjera también aprovechó esta oportunidad para interrogarla. Jasmine Elmi (Somalia) que formó parte del proyecto durante el otoño sueco, manifestó que ha sido una gran experiencia para ella porque visitó la Biblioteca Nobel, el Museo Nobel y el Ayuntamiento donde se lleva a cabo el banquete en honor a los Premios Nobel. Rania Hassoni (Irak) dijo estar contenta de haber conocido personalmente a Maryse Condé. Y acotó: “es una mujer valiente porque ha escrito sobre el racismo, la desigualdad y el colonialismo”. De la misma manera Ragda Elmasri (Líbano) dijo que ha aprendido mucho porque para elaborar los folletos ha tenido que leer sobre Maryse Condé, Alfred Nobel y los dos Premios Nobel de la Paz: Nadia Murad y Denis Mukwege. Mientras que Ionesco Ionut-Catalin (Rumanía) aseguró que el proyecto ha sido un éxito rotundo. Y añadió: “Me siento muy orgulloso de haber participado en esta tarea. Las encargadas del proyecto, Gunilla Lundgren y Lotta Silfverhielm, nos guiaron hasta llegar a buen puerto. 
Rinkeby se caracteriza por sus habitantes que son familias inmigrantes, por sus tiendas exóticas, restaurantes de diferentes países, pero también por sus conflictos sociales y por ser una región con alta cesantía. Pero a pesar de ciertos factores negativos que marcan a esta zona, no existe la pobreza que se explica en toda la extensión de esa palabra, porque Suecia es un Estado de bienestar y, por consiguiente, ha alcanzado altos niveles en el campo social.
En Rinkeby viven guerreros y guerreras que, día a día, van labrando su propio destino en medio de diferentes culturas, de solidaridad, de tolerancia y, sobre todo, en convivencia entre personas de distintas nacionalidades. 
A continuación transcribo dos poemas escritos por los estudiantes de Rinkeby  y que reflejan, de algún modo, lo mencionado arriba:

                   Rinkeby
Rinkeby 
es un lugar en el que vivo
es una parte de la ciudad
con un centro comercial
con un metro
y diversidad 
Rinkeby
es una parte de Estocolmo
en donde existe criminalidad,
cesantía y tiroteos
Rinkeby
con mi gente
en comunidad y seguridad
Rinkeby
mi casa.


                 Vida
Vida?
que es lo más importante?
la familia y los amigos
mi madre y mi fe
Vida?
lo más importante
son los sentimientos
la lealtad y la comunidad
sentirse seguro en la vida
y en el futuro.

Participantes en el proyecto para recibir a Maryse Condé, curso 8B, Colegio de Rinkeby:
Abukar, Sabirin Abdullahi 
Rania Hassoni
Ali hossam Al-Rubaye 
Mohammed Darag
Yunus Demirok
Ragda El Masri
Jasmine Elmi
Emirhan Erol
Ramla Hassan
Ionesco Ionut-Catalin
Adrian Issa
Cecilia Kelderas
Denys Klym
Evin Koyluoglu
Amina Matoussi
Salma Nasrudin  Hassan 

(c) Javier Claure C.
Estocolmo

Javier Claure C. es un escritor de origen boliviano radicado en Suecia
(c) fotos y texto Javier Claure C.