domingo, 25 de agosto de 2019

Se cumple un siglo de la muerte del poeta mexicano Amado Nervo en Uruguay


(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

Sin lugar a dudas Amado Nervo, poeta, periodista, escritor con mayúscula, es una de las grandes figuras de las letras latinoamericanas. Vio la luz por primera vez en Nayarit un 27 de agosto de 1870 y esta se apagaría en Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay un 24 de mayo de 1919. 
Nervo fue uno de los principales exponentes del Modernismo, el primer movimiento literario originario de América Latina y que tuviera alcance internacional, hasta que se fuera apagando después de la Primera Guerra Mundial. Félix Rubén García Sarmiento, poeta, periodista y diplomático nicaragüense (Rubén Darío) es considerado el padre del Modernismo, quien elogiara al bardo mexicano por su estilo: “A usted se le lee siempre con gusto, porque es breve”.
Como protagonista del fin del siglo, participó de la decadencia y las dudas, recibió la fuerza del Romanticismo, los temas misteriosos y exóticos del Simbolismo, y la búsqueda del arte por el arte según la experta Adriana Viaca. El Modernismo fue la mixtura con lo decadente, grecolatino del Viejo Continente y el ocultismo y elementos de las culturas prehispánicas latinoamericanas.
Ese mestizaje entre tendencias europeas y lo mejor de espíritu amerindio, genera una verdadera revolución de métrica, versificación, imágenes y figuras poéticas iniciando velozmente una renovación estilística y temática.
El Doctor en Filosofía y Letras, Raúl Héctor Castagnino, docente, escritor y crítico, desde Buenos Aires se dedicó varios años a estudiar la obra del escritor nayarita y la dividió en tres etapas. La primera en su Estado natal Nayarit, donde comienza a ejercer el periodismo y en Mazatlán, publica algunos poemas, gacetillas y reseñas de los bailes de la provincia.
La segunda etapa será su llegada a la Ciudad de México en 1894, donde colaborará en varios periódicos a la vez, publicará cuentos y se relacionará con escritores y figuras de la corriente modernista, entre ellos Rubén Darío con quien trabajará en la revista Azul e iniciará una gran amistad. Al destacar en su labor periodística es enviado a Europa como corresponsal del diario El Mundo. En esta etapa se desarrolla su carrera de escritor y empieza a tomar relevancia, publicará varios libros y los “Cuentos misteriosos”, que muestran su gran talento como narrador y con los que se le considera el precursor de la literatura fantástica latinoamericana.
En la Ciudad Luz, conocerá el amor de su vida, en una calle del Barrio Latino a Ana Cecilia Luisa Daillez, que se convertirá en la compañera del poeta por más de una década hasta fallecer el 7 de enero de 1912. Su fallecimiento fue descrito por el escritor como “la amputación más dolorosa de mí mismo”. Como consecuencia de este dolor escribe una de sus magnas obras: La amada inmóvil, que será publicada en 1922 de manera póstuma, dedicado a Ana Cecilia.
La tercera etapa es su reafirmación, se alejará en parte del Modernismo llevando su poesía a temas filosóficos. Regresa a México siendo un poeta consagrado y se integra al Cuerpo Diplomático, siendo nombrado Embajador en España donde estará 13 años en Madrid,  posteriormente será Embajador Plenipotenciario para Argentina, Uruguay y Paraguay.
Esa voz poética, cada vez más filosófica, inspirándose en el amor, la vida y la muerte. Esa muerte llegará para el poeta en la noche del 24 de mayo de 1919 en la habitación 42 del Parque Hotel de Montevideo, como consecuencia de una crisis renal. El día anterior es consciente que se está apagando lentamente y dice sus últimas palabras: “¿Por qué no abren esas ventanas para que entre luz? No quiero morir sin ver el sol”.
Regresemos a París donde Nervo vivió unos nueves meses con su amigo Rubén Darío. El poeta mexicano escribió: Le debo este hermosísimo y raro soneto escrito en 5 minutos en una noche de París, de esas en que una prematura alba azul de estío, en París las albas son azules, da un triste pensativo al oro loco del champagne. Lo copio sin vanidad, y más que todo, por miedo de que se pierda:

Amado es la palabra que en querer se concreta
Nervo es la vibración de los nervios del mal:
bendita sea y pura la canción del poeta, 
que lanzó sin pensar su frase de cristal.

Fraile de los suspiros, celeste anacoreta
que tienes en blancura l´azúcar y la sal:
muéstrame el lirio puro que sigues en la veta,
y hazme escuchar el eco de tu alma sideral.

Generoso y sutil como una mariposa,
encuentra en mí la miel de lo que soy capaz;
y goza en mí la dulce fragancia de la rosa.

No busques en mis gestos el alma de mi faz;
quiere lo que se aquieta, busca lo que reposa
y ten como una joya la perla de la Paz.

“Mi nombre de bautizo  fue José Amado Nervo Ordaz, pero desde pequeño mi madre sólo me decía Amado, así que crecí siendo el Amado de mi dulce madre”.
 Su nombre llamaba la atención el poeta, ensayista, narrador  y diplomático dominicano  contemporáneo de Nervo, Osvaldo Bazil, éste opinaba que es un nombre que quien lo viera por primera vez escrito, convencido quedaba que era un nombre de fácil incrustación en la memoria, en la historia y en la gloria de los pueblos…”Quien tal nombre llevare, contrae una responsabilidad histórica”. 
Indudablemente supo cumplir con creces el poeta y prosista mexicano. Muchas veces su nombre era tomado como un seudónimo y según el propio Amado, era un elemento importante que influyó en su éxito literario, por ser un nombre tan adecuado para un poeta.

(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México 

miércoles, 3 de julio de 2019

Francia: Alcadesa de la "Ciudad del Amor" invita a escribir cartas a mano "París ´Écrit"



(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

La capital de Francia, la hermosa París, que hace unos días fuera noticia mundial por el incendio de la catedral de “Notre Dame” (Nuestra Señora), dedicada a la Virgen María, que ostenta 850 años de historia presenta un hermoso proyecto.
Aunque esta vez, de las Bellas Artes, no es la Arquitectura la que se quiere destacar, sino la escritura; de ahí que la Alcaldía parisina escogió el miércoles 15 de mayo para invitar gentilmente a los parisinos y las parisinas, a los enamorados de Paris y de la escritura a tomar la pluma, bajo el siguiente lema:
                 “Paris´ écrit 1ª. Journeé dedieé á l´ecriture manuscrite
         (París escribe- Primera Jornada dedicada a la escritura manuscrita)
La Alcaldesa de París, Anne Hidalgo, es la primera mujer en ocupar ese puesto y es inmigrante dado que nació en España país del que migraron sus padres a Francia cuando tenía dos años;  al naturalizarse francesa cambio su nombre de Ana a Anne, se graduó de la Carrera de Derecho, Ciencias Sociales y del Trabajo en la Universidad Jean Moulin Lyon 3, es la promotora del proyecto.
Desde el 5 de abril del 2014 ocupa el cargo de Alcaldesa por el Partido Socialista. Refiriéndose al proyecto que lidera fue bien clara: “Nuestra población  con la escritura ha cambiado considerablemente en los últimos años. Nunca antes hemos escrito tanto, pero ahora nuestros escritos son más rápidos y efímeros”.
Como apoyo al proyecto se instalaron por parte de la Alcaldía, 115 “puestos de escritura” ubicados en sitios claves de la ciudad como cafés, oficinas de correos, centros deportivos y culturales, museos, a las orillas del río Sena y otros lugares de gran afluencia turística, en los que se les brindó a residentes y visitantes, tarjetas postales, papel carta y bolígrafos, para que escribieran manualmente a sus familiares y amigos.
También como parte de esta jornada orientada a la escritura manuscrita, se llevaron a cabo un centenar de talleres de escritura en bibliotecas y casas de la cultura de la “Ciudad de la luz”, con el objetivo según la Alcaldesa de “ayudar a quienes la escritura puede retraer por diversas razones”
A su vez, se editó por parte del correo (“la poste”), doce mil ejemplares de un sello postal “París´ écrit”, que puede ser adquirido en alguna de las 41 oficinas postales parisinas.
Si “París bien vale una misa”, (Paris vaut bien une messe), frase que se le atribuye a Enrique de Borbón o de Navarra (1553- 1610), antes de asumir como Rey de Francia, al topar con el impedimento que no profesaba la religión Católica ya que era Protestante.
Se dice que esta frase fue la cínica justificación que el rey Enrique le brindó a sus correligionarios los hugonotes, cuando le reclamaron airados, por su traición de asumir el trono de la muy católica Francia (la hija primogénita de la Iglesia) posterior a asistir a un Te Deum en la Catedral de “Notre Dame”.
París ha valido, novelas, poesías, cuentos entre los más destacados y considerado  uno de los mejores de la historia está el del argentino- francés Julio Cortázar: “Carta a una señorita de París”. Sin lugar a dudas, París bien vale una tarjeta postal o una carta escrita a mano, el gran objetivo de este Proyecto de la Alcaldía de la “Ciudad del amor”, que las personas retomen y disfruten la escritura manual.

(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México 
   
                                                          



miércoles, 5 de junio de 2019

Fuera de sí, en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía por Ana J. Durán*


(Madrid)

Los días 8 y 9 de mayo se llevó a cabo el seminario Fuera de sí (Prácticas de heteronomía y formas de co-dependencia) en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, Madrid, España.
Un seminario que ha propuesto diferentes acercamientos al cuerpo fuera de sí, desde la práctica escénica, la filosofía, la teoría política y la historia del arte considerando que el cuerpo nunca es singular. Continuamente se extiende y conecta con otros. La expresión “fuera de sí” permite atender no solo a las formas en las que los sujetos están siempre haciéndose y deshaciéndose en y junto con otros, sino también a los mecanismos de paralización y aislamiento que provocan el miedo, la precariedad y la radicalización de las identidades.
Se habló de un  “fuera de sí”  que apunta entonces en varias direcciones y a la elaboración de modelos que permitan pensar alternativas a nuestras formas actuales de practicar la democracia. Nunca seremos, se ha dicho, capaces de pensar nuevos sujetos políticos sin producir previamente otros cuerpos.
La apertura fue realizada por  Victoria Pérez Royo y Ana Longoni (Directora de Actividades Públicas y del Centro de Estudios del Museo Reina Sofia, investigadora y escritora argentina), quien habló en su conferencia  acerca de la alegría como  estrategia, idea que propuso  Roberto Jacoby como uno de los modos de resistencia al terror concentracionario instalado por la última dictadura argentina. Modos distintos pero no por ello incompatibles con la gesta que encabezaron las Madres de Plaza de Mayo y el movimiento de derechos humanos. Y en estos tiempos en que la palabra identidad  insiste  a la vez que congela, hubo una frase que recordó Ana Longoni del Indio Solari que, creo, apuntala al  “fuera de sí”: Solo lo que no tiene identidad, sobrevive.
Santiago Alba Rico trató de responder a su pregunta: ¿Qué pueden medir los cuerpos? Su respuesta da claves sobre el destino de los cuerpos en nuestras sociedades capitalistas de consumo y sobre las dificultades crecientes para reconectar los cuerpos a partir de “vínculos liberadores”, como apunta el filósofo francés Jean-Claude Michéa.  nuestros cuerpos, con sus árboles y sus criaturas vivas, un obstáculo vacío de significado, muerto y privado de emoción.
Emancipación de los cuerpos, emancipación de las cosas fue el nombre de la conferencia de Vladimir Safatle donde nos presentó una gramática social de conflicto, dado que no hay revolución sin una nueva forma que imposibilite la gramática  de propietarios y de aquellos que hablan en representación de los silenciados. Encontrar la forma de liberar las cosas de su servidumbre, lo que pasa necesariamente por la pérdida del miedo a ser cosa.  Vladimir Safatle apunta a que la emancipación de los cuerpos reclama, necesariamente, un movimiento de implicación que se podría llamar "emancipación de las cosas", y de la emancipación de las palabras que, al ser siempre las mismas, impiden que haya arte.
Inclinación, vulnerabilidad y desposesión fue la mesa  en la que  participaron Fina Birulés, Elvira Burgos y Meri Torras. Se habló de pensar el cuerpo desde una perspectiva feminista que supone reflexionar sobre cómo eso que llamamos cuerpo se va conformando en un proceso constante y reiterativo en el que intervienen normas culturales y discursivas, instituciones, prácticas, el medio ambiente material y ecológico, y la interrelación con otros cuerpos. Los cuerpos feministas actúan entrelazados, afectándose mutuamente, reivindicando no solo el pensamiento y la toma de conciencia, sino revelando la sensibilidad, la creatividad, las emociones y pasiones que nos habitan. Juntos, en alianzas insospechadas, nuestros cuerpos resisten desde su vulnerabilidad común las políticas dañinas que socavan nuestras vidas.
Fueron dos días de fiesta para el pensamiento y lo preformativo.

Todo el programa se puede consultar en https://www.museoreinasofia.es/actividades/fuera-si

(c) Ana J. Durán*
Madrid

*corresponsal en España

sábado, 27 de abril de 2019

La poetisa Ida Vitale, con "humildad uruguaya" recibió el Premio Cervantes de Literatura



(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

Nació en Montevideo el 2 de noviembre de 1923, poeta, ensayista, traductora, crítica literaria, profesora, integrante del movimiento artístico denominado “Generación del 45”. Estudió en la Facultad de Humanidades en la Universidad del Uruguay, que le otorgará el Doctorado Honoris Causa en el año 2010.
Durante el Gobierno militar se exilió en México (1974- 1985), país que considera su segunda patria, donde aprendió la “picosidad” del lenguaje y desarrolló una extensa actividad de escritura. Con la ayuda de Octavio Paz se incorporó a la rica vida cultural mexicana. “Mis once años en México fueron de realización permitida. Eso es maravilloso, un lugar que lo recibe a uno como si no fuera extraño. México te da la ilusión de que todo está abierto”.
En su discurso la poeta oriental, al recibir el máximo galardón de la literatura en lengua castellana, el Premio Cervantes, conocido como el “Nobel” de las letras en Castellano, remarcó su devoción por la obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra: Don Quijote de la Mancha.
“Mi devoción cervantina carece de todo misterio, mis lecturas del Quijote, con excepción de la determinada por los programas del liceo, fueron libres y tardías”.
“Muchas veces lo que llamamos locura del Quijote, podría ser visto como irrupción de un frenesí poético no subrayado como tal por Cervantes, un novelista que tuvo a la poesía por su principal respeto”.
El Premio Cervantes de Literatura 2018, le fue concedido a Ida “por su lenguaje, uno de los más destacados y reconocidos de la poesía hodierna (moderno o actual), en español, que es al mismo tiempo intelectual y popular, universal y personal, transparente y honda”.
El jurado también destacó que desde hace un tiempo se ha convertido “en un referente fundamental para poetas de todas las generaciones y en todos los rincones en español”.
Siguiendo con parte del contenido del discurso de Ida, sostiene: “Cervantes como precisa José Miguel Marinas, es “el primer alegorista de la ética moderna” y va sobreviviendo a las menguantes transformaciones de ésta.
“Virtud siempre lograda de Cervantes ha sido no echar mano de milagros de los usuales en las novelas que no se privaban de gigantes y monstruos, cuando un argumento descontrolado las requería”.
Toda la gracia proviene que el Quijote haga de las suyas “cuando ya no se usan los caballeros andantes”, radica en ello su razón de ser, el más sutil de los méritos de la obra.
En la última década, la poetisa ha sido galardonada con los premios más importantes de literatura en lengua española:
2009 –IX Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo.
                    (Compartido con Ramón Xirau).
2014 – Premio Internacional Alfonso Reyes.
2015 – XXIV Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.
2016 – Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca
2017 – Premio Max Jacob
2018- Premio Literatura en Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara- México.
2018- Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes.
Afirma en su discurso Ida que El Quijote, “nos reclama la inacabable virtud del libro: exigirnos la fidelidad atemporal a lo que, lector tras lector y época tras época, se ha ido consagrando, como un venerable sostén de la herencia humana”.
“No sé por qué atribuí a ese libro la capacidad de precipitar hacia mí, la buena voluntad del azar. Quizás simplemente buscaba una ocasión de dicha dispersiva, de caridad sin reserva, cuando el disfrute viene sin proponérselo a veces, acompañado de una sensación de penuria de gracias en la vida diaria y necesidad de gusto satisfecho, que depararán siempre las aventuras por las que ando tan a gusto cuando me reintegro al maravilloso mundo cervantino”.
Ida, la niña que se inició en la escritura a los 15 años; según ella una edad en la que “no escribís pensando que sos buena”, hoy a sus 95 años continúa escribiendo, su última obra: Shakespeare Palace. Mosaicos de mi vida en México, es el título de las memorias de la poetisa publicado este año.
La escritora reconoció en su discurso lo que se convirtió en una “devoción total” cuando intimó “con aquella pareja española tan tiernamente compatible, entre sí y con una lectura inocente y deseosa de amistades literarias a su alcance, ese Quijote y ese Sancho que hablaban de otra manera”.
La ceremonia en la Universidad Alcalá de Henares en Madrid, en que el Rey Felipe VI le entregó el galardón a Ida Vitale, estuvo marcada, por la lluvia, un elemento fundamental en la obra de la poeta y por su humildad y el agradecimiento que mostró en forma constante. “Es la humildad uruguaya”, dijo Nuria Flo, una de sus nietas que la acompañaba.
Refiriéndose a la obra de Ida dijo: “La poesía de mi abuela me gusta mucho, pero a veces es difícil”. Es que para Ida Vitale: “No todos los poemas están escritos para que se entiendan”.
Y lo que se entendió muy bien, fue el final del mensaje de la poetisa: “Con todo lo que las afirmaciones de Don Quijote, prudente y aun sabio, me reclaman de acatamiento, para terminar debo disculparle una afirmación que como suya, podría ser aceptada sin más “que no hay poeta que no sea arrogante y piense que sí que es el mayor poeta del mundo”.
No es mi caso, puedo asegurarlo. Sin duda, Don Quijote no imaginó jamás que ese género femenino al que se consideraba por oficio llamado a honrar y defender pudiera caer en tan osada pretensión. Y en eso, estoy segura que acertó”.
      
(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México
                                                       


miércoles, 3 de abril de 2019

Obra de Sor Juana Inés de la Cruz, catalogada por la Unesco como Memoria del mundo


(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez


Mujer extraordinaria, ornamento de su siglo, Sor Juana Inés de la Cruz aparece, casi como

un milagro en la segunda mitad del siglo XVII en la nación de un continente que, a

mediados del siglo anterior, había empezado apenas a incorporarse a la cultura europea.

Tiene desde niña una gran curiosidad por el mundo que pronto se convierte en un deseo de

 saber y explicárselo todo, que sorprende en una sociedad tan joven y en una persona del

 sexo considerado tradicionalmente reacio a todo tipo de estudios y meditaciones.

Toda su niñez es un ardiente afán de sabiduría. Buscó una razón para justificar ese anhelo,

 que acaso a muchos parecería indiscreto o desproporcionado, y en su respuesta a Sor

 Filotea de la Cruz nos dice que todas las ciencias y todas las artes son necesarias para

 entender bien las Sagradas Escrituras.

 Pero ese anhelo de saberlo todo y la práctica constante para satisfacerlo no le restan

 femineidad ni encanto, ni tampoco usó de sus atractivos para hacer pasar por sabiduría

 aquello en que no había ahondado la simple curiosidad. Era cuidadosa y exigente en sus

 estudios y los tenía, no como vano ornamento de la natural coquetería de la mujer, sino

 como ocupación  seria y grata de Dios.

“El triunfo obtenido con dolor y celebrado con  llanto” es el modo de triunfar de la

 sabiduría, nos dice en la respuesta a Sor Filotea de la Cruz, y explica también que el ángel

 es más que el hombre porque entiende.

En su anhelo de saber, en su prurito enciclopédico, Sor Juana se emparenta con Carlos

de Sigüenza y Góngora (1645-1700) y ambos anuncian desarrollos que se intensificarán

en el siglo XVIII en que el campo de la poesía viene a ser como el término de un ciclo de

gran importancia. Podría decirse que es el broche de oro que cierra la lírica de los siglos

XVI y XVII que, empezando en Garcilazo de la Vega (1501-1536), tiene su fin, en la

Península española, con la muerte de Pedro Calderón de la Barca (1600-1681).

La poesía de los Siglos de Oro, una de las de más alta calidad de la Europa renacentista,

con la que sólo puede rivalizar la poesía de Inglaterra, tiene su esplendoroso crepúsculo

en el continente americano, porque en los últimos años del siglo XVII no hay, en todo el

vasto imperio español, un poeta de la grandeza de Sor Juana Inés de la Cruz.

Es poetisa lírica, religiosa y aún filosófica, si de ello le damos crédito por su Primero

Sueño. Dice Sor Juana: “No me acuerdo haber escrito por mi gusto, sino un papelito que

 llaman Primero Sueño”.

Pertenece a esa corriente que inunda a España, que crece y desborda con don Luis

de Góngora y cuyas aguas revueltas ilumina todavía don Pedro Calderón de la Barca.

No es una simple imitadora, ni puede tachársele como por tanto tiempo lo hicieron los

críticos académicos mexicanos y extranjeros de una gongorista más, oscura y retórica.

Aprendió,  principalmente de Góngora, todas las galas de la nueva poesía; la línea

atrevida y elegante, la riqueza y valentía del léxico, el gusto del verso fulgurante.

Pero a todo ello agregaba gracia y mística propias, modulaciones de ternura, perfiles

insinuantes y también toques de fino humor.

Entre sus poesías tienen primer lugar las que cantan efusiones y sentimientos amorosos.

Con delicada sutileza matiza la expresión de sus emociones, encuentra imágenes de

conmovedora ternura, sigue con perspicacia los vuelcos del corazón y tiene una lucidez

psicológica que no aprendió de nadie, porque no era frecuente en la poesía de aquella

época.

En su hondura, en su verdad tierna y palpitante, en el arrebato de su confesión sólo

puede comparársele con la monja portuguesa Mariana Alcoforado (1640-1723) que abrió el

camino al estudio de las pasiones.

En ambas religiosas, en Mariana, yendo mucho más lejos que en Juana, la vida aporta las

 experiencias que alimentan y explican todos esos distingos, esas adivinaciones y esas

 sorpresas del alma que medita sobre el amor.

Algunas de sus redondillas y endechas, de sus sonetos y liras, tienen indudablemente un

sitio muy bien ganado entre los más grandes poetas de lengua española.

El escritor, filólogo y crítico español, Menéndez Pelayo alaba su “expresión feliz y única”,

 y declara que sus versos son “de los más suaves y delicados que han salido de la pluma de

 una mujer”.

Y esos versos y todo el acervo bibliográfico de Sor Juana fue declarado por la Organización

de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Memoria

del Mundo: patrimonio impreso de los siglos XVII al XXI, de la Universidad del Claustro

de Sor Juana A.C.

El Registro de la Memoria del Mundo es una lista del patrimonio documental aprobada por

el Comité Consultivo Internacional y ratificado por el director general de la Unesco, el cual

es considerado de importancia internacional.

Forman parte de esta declaración en primer lugar toda la obra de Sor Juana, impresos

antiguos y actuales sobre su vida y obra que al ser distinguidos con la denominación de

“Memoria del Mundo”, tienen como objetivo facilitar la preservación, mediante las técnicas

 más adecuadas, también contarán con acceso universal por medio de copias digitalizadas y

catálogos que estarán disponibles en Internet.

Por lo tanto los investigadores y amantes de la obra de Sor Juana y lo que se ha escrito

sobre ella podremos hacer honor a una de sus frases, con referencia a su obra:

                    “No estudio para saber más, sino para ignorar menos”

(c)Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México















domingo, 24 de marzo de 2019

El adiós al escritor norteamericano William C. Gordon

William C. Gordoon





Alberto Troisi, William C. Gordon y Araceli Otamendi
 en la 34° Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 

(Buenos Aires)

Con mucha pena me enteré a través de las redes sociales de la muerte de Wiliam C.
Gordon. Conocí al escritor norteamericano William C. Gordon en Buenos Aires en el año 2006
cuando se editó su novela Duelo en Chinatown. La editorial del libro me convocó y lo
entrevisté para la revista Archivos del Sur. Posteriormente, y a través de internet, lo
entrevisté nuevamente por su novela El rey de los bajos fondos. Habiamos quedado en
contacto y me anticipó que iba a viajar a la Argentina a presentar su nueva novela.
En el año 2008 William C. Gordon vino a Buenos Aires a presentar los dos libros,
El rey de los bajos fondos y Duelo en Chinatown en la 34° Feria Internacional del
Libro de Buenos Aires. La presentación estuvo a cargo de Francisco Troisi, Gerente
de Editorial Océano - y distribuidora del libro - y de mi.
A William C. Gordon le interesaba tanto la literatura como los temas sociales. Como
abogado había defendido muchos casos de inmigrantes en su país, Estados Unidos.
Volví a encontrarlo casualmente en Buenos Aires, un mediodía, caminando por Avenida
Alvear. El estaba junto a un par de periodistas y me dijo que viajaría a Uruguay a encontrarse
con su mujer de entonces,  la escritora Isabel Allende, con quien estuvo casado durante
veintisiete años.
A través de los años seguimos escribiéndonos a través de internet, comentando noticias
de actualidad y literarias. William continuó escribiendo y publicando sus novelas y
enviándome ejemplares de los nuevos libros que iba editando.
En 2016 me escribió nuevamente, quería venir a Buenos Aires a presentar sus nuevas
novelas en la Feria del Libro  y me preguntó si se las podía presentar , pero finalmente
no consiguió el espacio y el viaje se anuló.
William C. Gordon empezó a publicar sus libros después de los 65 años, dedicándose
intensamente a la literatura en la etapa final de su vida. Tenía una sonrisa franca, una
mirada transparente, era una persona que se brindaba con su amistad. Siempre lo recordaré.
Buen viaje Willie.

(c) Araceli Otamendi - Archivos del Sur

entrevistas a William C. Gordon:

https://revistaarchivosdelsur-entrevistas.blogspot.com/2019/03/entrevista-al-escritor-norteamericano.html

https://revistaarchivosdelsur-entrevistas.blogspot.com/2013/01/entrevista-william-c-gordon.html




martes, 26 de febrero de 2019

Por un mundo sin muros por Javier Claure C.

Poetas y participantes en la velada literaria “Por un mundo sin muros”
Mario Castro, Angelica Pérez y Javier Claure






















(Estocolmo)  Javier Claure C.                     

El jueves 21de este mes, en las instalaciones de la Casa de Actividades Culturales de Sundbyberg (Estocolmo), se realizó a las 18 horas, una lectura poética en honor al Día Internacional de la Poesía, declarado por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura). Evento efectuado en sincronización con el Liceo Poético de Benidorm y el Movimiento Poético Mundial. Además, en colaboración con la Asociación Cultural Kimun y la Asociación Educativa Vuxenskola. Angelica Pérez, presidenta de la Asociación Kimun, abrió el acto con un breve discurso y dio la bienvenida al público presente. Por su parte, Mario Castro y Javier Claure, organizadores de la velada literaria, tomaron la palabra para referirse al encuentro poético, y a esos muros que existen en el mundo. Muros de discriminación, de exclusión y de opresión.
Pues en esa tarde de invierno sueco, al hechizo de la amistad, la paz y por un mundo sin muros, cinco poetas, de diferentes nacionalidades, se dieron cita para hacer conocer sus versos. En el mundo actual en donde prima más la prepotencia de ciertos Estados, la imagen, el dinero y las cosas materiales, la comunicación entre seres humanos, a veces, se ha vuelto efímera y amenazante. En este contexto, la poesía es un medio de comunicación completa y tan necesaria en estos tiempos de discordia y de falsa espiritualidad. La poesía es diversidad, es producto de la mente humana y de la sensibilidad ante momentos felices de la vida, pero también de esos vértigos que vibran en las cuerdas del alma. Es así que se leyeron versos dedicados al amor, a la naturaleza y a la parte social. Es decir, versos inspirados en ese sentimiento universal que da sentido al diario vivir. Porque los poetas, como todas las personas que tienen dos dedos de frente, quieren un mundo más incluyente, más justo y sin muros.

(c) Javier Claure C.
Estocolmo

textos y fotografías (c) Javier Claure C.