domingo, 17 de noviembre de 2019

El Cervantes 2019 para el poeta catalán Joán Margarit por Washington Daniel Gorosito Pérez


        
(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

El “Nobel” de las letras en español, el Premio Cervantes 2019, galardonó en esta ocasión al poeta de origen catalán Joán Margarit externó el Ministro de Cultura español, José Guirao, quien acompañado de la poeta uruguaya Ida Vitale quien obtuviera el premio el año pasado, dijo que fue distinguido Margarit por el jurado del Cervantes “por su obra poética de honda trascendencia y lúcido lenguaje, siempre innovador”.
“Ha enriquecido tanto la lengua española como la lengua catalana y representa la pluralidad de la cultura peninsular en una dimensión universal de gran maestría”. Recordemos que en el pasado mes de mayo, el también arquitecto obtuvo el Premio Reina Sofía de Poesía.
Margarit es oriundo de la ciudad catalana de Sanauja, enclavada al pie de los Pirineos. Nació el 11 de mayo de 1938 y su obra ha sido escrita tanto en catalán como en español. En su último libro: “Para tener casa hay que ganar la guerra” (2018), el escritor lo maneja como una autobiografía en prosa sobre su infancia y juventud; nacido durante el transcurso de la Guerra Civil española (1936- 1939).
De ahí que se ha referido al conflicto y que representó crecer durante el franquismo siendo catalán. “Me pasé veinte años intentando empezar con el castellano y no logré escribir lo que yo quería, porque el castellano no es mi lengua materna pero me lo dió a patadas y zurriagazos el general Franco".
Con respecto a la escritura del poema el escritor afirma que "no se puede escribir en una lengua que no sea la materna". 
Para Margarit a la poesía la identifica como "una herramienta, quizá de las más efectivas, para consuelos de los grandes momentos de pérdidas, o difíciles que todos tenemos. Después del consuelo medido de las personas que nos aman, llega un momento en el que lo tienes que afrontar sólo, y entonces sólo tienes a disposición la poesía, y tal vez también la música".
El bardo catalán cuenta en su haber con más de 20 libros de poesía y entre los múltiples premios que ha recibido se encuentra el Pablo Neruda en Chile. Políticamente hablando, el premio al poeta llega en medio de las crecientes tensiones en Cataluña por su movimiento separatista. 
Margarit ha dicho que prefiere que se identifique este galardón, "con el diálogo entre lenguas, entre Cataluña y España. Al ser consultado por la prensa sobre este tema rechazó opinar, "a mis 81 años, no es mi interés ni mi capacidad resolver estos temas, aunque no quiere decir que sea indiferente".
Dijo el autor del poema "No tires las cartas de amor", que siempre lleva en su bolsillo un poema, por lo que no descarta que el día 23 de abril del 2020, cuando reciba el galardón en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, cuna del autor del Quijote; lo más seguro es que no pronuncie un discurso, porque "siempre puedo recitar poemas y me evito de problemas".
Comparto el poema "Dignidad" de la vasta obra de Joan Margarit:

DIGNIDAD

Si la desesperanza
tiene el poder de una certeza lógica
y la envidia un horario tan secreto
como un tren militar,
estamos ya perdidos.
Me ahoga el castellano, aunque nunca lo odié.
Él no tiene la culpa de su fuerza
y menos todavía de mi debilidad.
El ayer fue una lengua bien trabada
para pensar, pactar, soñar,
que no hable nadie ya: un subconciente
de pérdida y codicia,
donde suenan bellísimas canciones.
El presente es la lengua de las calles,
maltratada y espuria, que se agarra
como hidra a las ruinas de la historia.
La lengua en la que escribo.
También es una lengua bien trabada
para pensar, pactar. Para soñar.
Y las viejas canciones
se salvarán.

(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México D.F.
Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México 

jueves, 14 de noviembre de 2019

Se entregaron anoche los Premios a la Cultura Arturo Jauretche 2019


Esther Goris
Jorge Zuhair Jury

Bruno Arias canta después de recibir el premio 

Any Ventura 

Dora Apo





el escritor Ernesto Jauretche y Marco Roselli 


(Buenos Aires)

En una ceremonia realizada en la sede del Sadop – Sindicato argentino de docentes particulares – se entregaron ayer los Premios a la Cultura Arturo Jauretche 2019.
Entre los galardonados estaban Dora Apo, Rubén Borré, Esther Goris, Any Ventura, Pablo Biró, Claudio Morresi, Pancho Muñoz, Jorge Zuhair Jury, Paula Horman, Fernando Signorini y Bruno Arias y el acto estuvo conducido por el escritor Ernesto Jauretche.
El Premio Arturo Jauretche a la Cultura fue instituido como una forma de reconocimiento a las personas cuyo desempeño es importante en la lucha por la construcción de un pensamiento nacional, popular y democrático. Personas “olvidadas” por el aparato del prestigio que premia solo a hombres y mujeres funcionales al sistema y que han colaborado desde la cultura con nuestro sometimiento nacional. 
Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Marco Roselli, director del Instituto Superior “Dr. Arturo Jauretche”. En la apertura, Roselli destacó la importancia de la vigencia de Jauretche en el pensamiento argentino y la misión de estos premios por “batallar en el campo ideológico” y dar lugar a aquellas personas que se destacan y “no tienen un lugar para ser premiados”.
El premio a la trayectoria lo recibió  Dora Apo, quien se mostró muy emocionada al recibirlo y se lo dedicó a “los compañeros que están y a los que no están”, a aquellos  que lucharon “por una Patria nueva y solidaria”.
El premio a la labor artística fue para Rubén Borré, artista plástico que dedicó unas palabras a los premios Jauretche como “una herramienta más para rearmar la trama cultural”. Borré dijo que “una batalla política se gana solamente cuando se gana la batalla cultural” y se mostró positivo por una Argentina “en estado de esperanza”.
El Arturo Jauretche a la labor literaria fue para Pancho Muñoz, quien recordó a John William Cooke para indicar que “resistir no alcanza” en la construcción de sentido. Muñoz destacó su posición contraria a “la nueva razón del mundo que niega el Golpe de estado en Bolivia y la represión en Chile”.
El premio a la labor cinematográfica fue para el destacado director y guionista  Jorge Zuhair Jury, quien destacó la importancia del encuentro, la premiación y la posibilidad de “estar vivos” frente a la adversidad.
El premio a la labor actoral fue para Esther Goris, quien estuvo muy emocionada al recibirlo. La actriz dijo que “no sabía si se lo merecía pero lo iba a disfrutar igual” y se lo dedicó a todos los presentes. 
La labor sindical fue premiada con un reconocimiento para Pablo Biró, tercera generación de pilotos, quien se mostró convencido de que la Argentina tiene “potencialidad para sacar de la pobreza extrema” a muchas personas en su rubro de la aviación.
El premio a la labor en la defensa de los Derechos Humanos fue para Claudio Morresi, quien se mostró muy contento por “la energía que hay en la entrega de premios” y la emoción “emociona y pesa, como el premio Jaurteche”. Destacó que el pueblo “no puede estar triste, porque así es más fácil de vencer”. 
El premio a la labor radial fue la Paula Horman, quien en su enérgico discurso destacó el trabajo en conjunto que realizan en AM 750 y dijo que “no lo iba a compartir porque era un premio colectivo” y particularmente al acompañamiento de Víctor Hugo Morales por “multiplicar con su generosidad la poca grandeza que puede haber en nosotros”.
Any Ventura ganó el premio Arturo Jauretche a la labor periodística. Le agradeció al Instituto por la distinción y, con mucho humor, dijo que se siente “jauretchiana”, “un poco camorrera”, porque siendo “peronista y feminista” en Argentina se tiene que ser así “porque sino, no podés ser nada”.
El premio a la labor docente lo ganó Fernando Signorini, quien recordó cuando era chico y conoció a Arturo Jauretche. En su dicurso planteó que “el futbol es un hecho cultural” y destacó que “le preocupa que los chicos consideren que el segundo es el primer perdedor”, en alusión a la cultura individualista.
Por último, el galardón a la labor musical e interpretativa fue para Bruno Arias, quien se mostró muy contento por la distinción, y dijo que “solo sabe cantar y recibió muchos golpes” y que este premio es una distinción importante. El músico dijo que hay que “seguir de pie, resistiendo”. 
El Premio Arturo Jauretche a la Cultura fue instituido como una forma de reconocimiento a las personas cuyo desempeño es importante en la lucha por la construcción de un pensamiento nacional, popular y democrático. Personas “olvidadas” por el aparato del prestigio que premia solo a hombres y mujeres funcionales al sistema y que han colaborado desde la cultura con nuestro sometimiento nacional. 
El premio consiste en una estatuilla con la imagen de don Arturo Jauretche fue esculpida por el artista nacional Carlos González en bronce macizo y pesa cuatro kilos ochocientos gramos.
Se entrega a periodistas de medios gráficos, radiales, televisivos y electrónicos, difusores de ideas nacionales, compositores, intérpretes, poetas, editores, investigadores, realizadores de cine, docentes, actrices, actores y defensores de los derechos humanos. Se otorgan también cuatro premios especiales, uno de carácter institucional, uno a la trayectoria, un premio póstumo y uno por la labor en el ámbito del Mercosur. 
La elección de los galardonados es realizada por el cuerpo docente del Instituto Superior Dr. Arturo Jauretche de acuerdo con una reglamentación y un exhaustivo y fundamentado análisis de cada postulado, para el cual el cuerpo docente cuenta con el asesoramiento permanente de un Órgano Consultivo Extra Institucional integrado por personalidades de la cultura nacional.
Desde 2003, les fue entregado a Stella Calloni, Floreal Ferrara, Estella de Carlotto; a los académicos Alfredo Eric Calcagno, Pacho O’Donnell, Damián Loretti y Ricardo Forster; a los músicos Ramón Ayala, Teresa Parodi, Peteco Carabajal, Lito Nebbia, Liliana Herrero, Enrique Masllorens, Marilina Ross, Juan Falú, Raúl Carnotta, Ignacio Copani, Jorge Marziali y Nelly Omar; a los periodistas Víctor Hugo Morales, Luisa Valmaggia, Nora Lafón, Roberto Caballero, Martín Piqué, Tom Lupo, Luis Bruschtein, Miguel Unamuno, Norberto Galasso, Miguel Ángel De Renzis; a los cineastas David Coco Blaustein, Pino Solanas y Gerardo Vallejo; a los actores Osvaldo Santoro, Edgardo Nieva, Juan José Camero, Juan Palomino, Rubén Stella y Lito Cruz; al artista plástico  Daniel Santoro; y a los escritores Juan Sasturain, Graciela Maturo y Alejandro Dolina. Además, se les otorgó un premio póstumo a Carlos Carella, Hugo del Carril y Raúl Scalabrini Ortiz.
Reglamento de los premios:
Sobre el Instituto Superior Dr. Arturo Jauretche
El Instituto Superior Dr. Arturo Jauretche nace a partir de las inquietudes y experiencias de un grupo de profesores de historia de Merlo preocupados por las falencias en la formación docente en la provincia de Buenos Aires. 
Falencias no sólo relacionadas con el deterioro del nivel académico, sino también con el legado de la desideologización derivado de las reformas neoliberales de los años 90, que abrieron las compuertas a las ficciones emanadas desde los centros de poder mundial: globalización, pensamiento único, post modernismo. 
Todas estas coordenadas ideológicas llevaron a muchas instituciones educativas a renunciar a la idea medular de que es el sujeto el que realiza la Historia. Sólo la praxis humana puede traer aparejados los cambios que nuestra sociedad necesita. Es por ello que el Instituto da la pelea en el terreno de la formación docente, construyendo desde el llano, sin ningún apoyo oficial, una institución que se asume como contra hegemónica y que no aspira, como muchas otras, a pasar sin pena ni gloria por "el firmamento de las academias". 
El instituto ofrece una propuesta innovadora y de calidad para su profesorado en Historia. Una propuesta que parte de la premisa de que la inteligencia tiene sus deberes, que no cree de la educación mercantilizada y por lo tanto no es una "fábrica de títulos" ni una "escuela de comercio". 
Una propuesta sostenida en la creencia de que el docente debe ser un agente de cambio social integrado en el espacio socio comunitario en el que le toque desempeñarse y dispuesto a ser mucho más que un mero reproductor de saberes. Un docente nuevo, capaz de desarrollar un pensamiento crítico. Ubicados en una modernidad periférica, la aspiración en el Instituto es que sus graduados se expresen en un elevado nivel académico y en una percepción de sí mismos como agentes de cambio social. La cultura debe socializarse ya que si no, envilece tanto como el dinero.




sábado, 12 de octubre de 2019

Cumple 90 años el Romancero Gitano de García Lorca y 83 su asesinato por Washington Daniel Gorosito Pérez


           
(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez
Un poeta y dramaturgo de excepción, nacido en Fuente Vaqueros el 5 de junio de 1898, de madre maestra y padre propietario agrícola; sin lugar a dudas uno de los escritores más importantes del siglo XX, me refiero al granadino Federico García Lorca. Será asesinado durante la Guerra Civil española, tristemente es una de las víctimas más reconocidas del conflicto fratricida que sus implicaciones enlutan hasta el día de hoy a España.
Transcurría 1919 cuando avecindado en Granada, establecerá amistad con tres gigantes de la cultura española: el poeta Rafael Alberti, el cineasta Luis Buñuel y el pintor Salvador Dalí. Un año después estrenará su primera obra teatral, titulada: El maleficio de la mariposa, drama en tres actos escrita en verso. Al año siguiente su primer poemario: Libro de poemas. Fue director del grupo de teatro universitario La Barraca desde 1931, en ese mismo año saldrá de la imprenta su Poema de cante jondo.
En 1928, hace ya 90 años presentará una de sus principales obras, el Romancero gitano. En su presentación dijo que se trataba de un libro que no era pintoresco, ni folclórico, antes al contrario, manifestó que en su contenido “no hay ni una chaquetilla corta, ni un traje de torero, ni un sombrero plano, ni una pandereta; donde las figuras sirven a fondos milenarios y donde no hay más que un solo personaje, grande y oscuro como un cielo de estío, un solo personaje que es la pena.
“García Lorca en la obra parte de lo real, de lo anecdótico, pero lo trasciende porque el poeta lo funde con su propio mundo interior”. Refleja en el mundo gitano su mundo incomprendido, su frustración, su deseo de existencia en libertad. El poeta se enfrenta a la norma, a la sociedad y se pone del lado del derrotado, del débil.
El escritor dijo en la presentación: “El libro en conjunto, aunque se llama gitano porque el gitano es lo más elevado, lo más profundo, más aristocrático de mi país, lo más representativo de su modo y el que guarda el ascua, la sangre y el alfabeto de la verdad andaluza y universal”.
Creo que el Romancero gitano quizás sea la obra poética más importante de García Lorca. Se agotó en forma inmediata, lo mismo sucedió con siguientes ediciones. Dos amigos a los que me referí con anterioridad, Dalí y Buñuel, rechazaron la obra por estar influenciados por la modernidad que llegaba de Francia.
Pero al final, el Romancero gitano ha sido uno de los libros de poesía en español de mayor difusión en la historia de la cultura española.
Apenas  asomaba el sol, en la madrugada del 18 de agosto de 1936, cuando a sus jóvenes 38 años, Federico será fusilado junto a un olivo que une las localidades de Viznar y Alfacar, donde posteriormente será enterrado en la ladera de un monte y hasta hoy no se han encontrado sus restos.
El historiador malagueño Miguel Caballero Pérez, narra en su informe titulado “Las trece últimas horas en la vida de García Lorca”, Ramón Ruiz Alonso, un destacado militante de la derecha golpista, fue el encargado de trasladar a Federico desde la casa de los Rosales, donde había encontrado refugio, al Gobierno Civil.
Fue acompañado de Miguel Rosales y tras entrevistarse con el Teniente Coronel de la Guardia Civil Nicolás Velasco Simarro, fue cacheado y encerrado en una habitación. Desde ese momento el teniente Coronel Velasco Simarro fue “dueño del destino del poeta en el tiempo que medió entre su detención y su traslado a Viznar”, donde fue asesinado, afirma Miguel Caballero Pérez.
Pero recordemos que el poeta había escrito alguna vez: “Como no me he preocupado por nacer, no me preocupo por morir”.
En 1933 realizó dos conferencias una en Buenos Aires (Argentina) y la otra en La Habana (Cuba) sobre “El teatro y la teoría del Duende”, trataba sobre una teoría estética generada por el autor, donde despliega sus ideas sobre el proceso de creación artística, en la misma externó: “Un muerto en España está más vivo como muerto que en ningún sitio del mundo”. Sin lugar a dudas una frase profética de Federico, es el poeta español más leído de todos los tiempos. ¡Vaya que está vivo!
(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México 



domingo, 25 de agosto de 2019

Se cumple un siglo de la muerte del poeta mexicano Amado Nervo en Uruguay


(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

Sin lugar a dudas Amado Nervo, poeta, periodista, escritor con mayúscula, es una de las grandes figuras de las letras latinoamericanas. Vio la luz por primera vez en Nayarit un 27 de agosto de 1870 y esta se apagaría en Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay un 24 de mayo de 1919. 
Nervo fue uno de los principales exponentes del Modernismo, el primer movimiento literario originario de América Latina y que tuviera alcance internacional, hasta que se fuera apagando después de la Primera Guerra Mundial. Félix Rubén García Sarmiento, poeta, periodista y diplomático nicaragüense (Rubén Darío) es considerado el padre del Modernismo, quien elogiara al bardo mexicano por su estilo: “A usted se le lee siempre con gusto, porque es breve”.
Como protagonista del fin del siglo, participó de la decadencia y las dudas, recibió la fuerza del Romanticismo, los temas misteriosos y exóticos del Simbolismo, y la búsqueda del arte por el arte según la experta Adriana Viaca. El Modernismo fue la mixtura con lo decadente, grecolatino del Viejo Continente y el ocultismo y elementos de las culturas prehispánicas latinoamericanas.
Ese mestizaje entre tendencias europeas y lo mejor de espíritu amerindio, genera una verdadera revolución de métrica, versificación, imágenes y figuras poéticas iniciando velozmente una renovación estilística y temática.
El Doctor en Filosofía y Letras, Raúl Héctor Castagnino, docente, escritor y crítico, desde Buenos Aires se dedicó varios años a estudiar la obra del escritor nayarita y la dividió en tres etapas. La primera en su Estado natal Nayarit, donde comienza a ejercer el periodismo y en Mazatlán, publica algunos poemas, gacetillas y reseñas de los bailes de la provincia.
La segunda etapa será su llegada a la Ciudad de México en 1894, donde colaborará en varios periódicos a la vez, publicará cuentos y se relacionará con escritores y figuras de la corriente modernista, entre ellos Rubén Darío con quien trabajará en la revista Azul e iniciará una gran amistad. Al destacar en su labor periodística es enviado a Europa como corresponsal del diario El Mundo. En esta etapa se desarrolla su carrera de escritor y empieza a tomar relevancia, publicará varios libros y los “Cuentos misteriosos”, que muestran su gran talento como narrador y con los que se le considera el precursor de la literatura fantástica latinoamericana.
En la Ciudad Luz, conocerá el amor de su vida, en una calle del Barrio Latino a Ana Cecilia Luisa Daillez, que se convertirá en la compañera del poeta por más de una década hasta fallecer el 7 de enero de 1912. Su fallecimiento fue descrito por el escritor como “la amputación más dolorosa de mí mismo”. Como consecuencia de este dolor escribe una de sus magnas obras: La amada inmóvil, que será publicada en 1922 de manera póstuma, dedicado a Ana Cecilia.
La tercera etapa es su reafirmación, se alejará en parte del Modernismo llevando su poesía a temas filosóficos. Regresa a México siendo un poeta consagrado y se integra al Cuerpo Diplomático, siendo nombrado Embajador en España donde estará 13 años en Madrid,  posteriormente será Embajador Plenipotenciario para Argentina, Uruguay y Paraguay.
Esa voz poética, cada vez más filosófica, inspirándose en el amor, la vida y la muerte. Esa muerte llegará para el poeta en la noche del 24 de mayo de 1919 en la habitación 42 del Parque Hotel de Montevideo, como consecuencia de una crisis renal. El día anterior es consciente que se está apagando lentamente y dice sus últimas palabras: “¿Por qué no abren esas ventanas para que entre luz? No quiero morir sin ver el sol”.
Regresemos a París donde Nervo vivió unos nueves meses con su amigo Rubén Darío. El poeta mexicano escribió: Le debo este hermosísimo y raro soneto escrito en 5 minutos en una noche de París, de esas en que una prematura alba azul de estío, en París las albas son azules, da un triste pensativo al oro loco del champagne. Lo copio sin vanidad, y más que todo, por miedo de que se pierda:

Amado es la palabra que en querer se concreta
Nervo es la vibración de los nervios del mal:
bendita sea y pura la canción del poeta, 
que lanzó sin pensar su frase de cristal.

Fraile de los suspiros, celeste anacoreta
que tienes en blancura l´azúcar y la sal:
muéstrame el lirio puro que sigues en la veta,
y hazme escuchar el eco de tu alma sideral.

Generoso y sutil como una mariposa,
encuentra en mí la miel de lo que soy capaz;
y goza en mí la dulce fragancia de la rosa.

No busques en mis gestos el alma de mi faz;
quiere lo que se aquieta, busca lo que reposa
y ten como una joya la perla de la Paz.

“Mi nombre de bautizo  fue José Amado Nervo Ordaz, pero desde pequeño mi madre sólo me decía Amado, así que crecí siendo el Amado de mi dulce madre”.
 Su nombre llamaba la atención el poeta, ensayista, narrador  y diplomático dominicano  contemporáneo de Nervo, Osvaldo Bazil, éste opinaba que es un nombre que quien lo viera por primera vez escrito, convencido quedaba que era un nombre de fácil incrustación en la memoria, en la historia y en la gloria de los pueblos…”Quien tal nombre llevare, contrae una responsabilidad histórica”. 
Indudablemente supo cumplir con creces el poeta y prosista mexicano. Muchas veces su nombre era tomado como un seudónimo y según el propio Amado, era un elemento importante que influyó en su éxito literario, por ser un nombre tan adecuado para un poeta.

(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México 

miércoles, 3 de julio de 2019

Francia: Alcadesa de la "Ciudad del Amor" invita a escribir cartas a mano "París ´Écrit"



(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

La capital de Francia, la hermosa París, que hace unos días fuera noticia mundial por el incendio de la catedral de “Notre Dame” (Nuestra Señora), dedicada a la Virgen María, que ostenta 850 años de historia presenta un hermoso proyecto.
Aunque esta vez, de las Bellas Artes, no es la Arquitectura la que se quiere destacar, sino la escritura; de ahí que la Alcaldía parisina escogió el miércoles 15 de mayo para invitar gentilmente a los parisinos y las parisinas, a los enamorados de Paris y de la escritura a tomar la pluma, bajo el siguiente lema:
                 “Paris´ écrit 1ª. Journeé dedieé á l´ecriture manuscrite
         (París escribe- Primera Jornada dedicada a la escritura manuscrita)
La Alcaldesa de París, Anne Hidalgo, es la primera mujer en ocupar ese puesto y es inmigrante dado que nació en España país del que migraron sus padres a Francia cuando tenía dos años;  al naturalizarse francesa cambio su nombre de Ana a Anne, se graduó de la Carrera de Derecho, Ciencias Sociales y del Trabajo en la Universidad Jean Moulin Lyon 3, es la promotora del proyecto.
Desde el 5 de abril del 2014 ocupa el cargo de Alcaldesa por el Partido Socialista. Refiriéndose al proyecto que lidera fue bien clara: “Nuestra población  con la escritura ha cambiado considerablemente en los últimos años. Nunca antes hemos escrito tanto, pero ahora nuestros escritos son más rápidos y efímeros”.
Como apoyo al proyecto se instalaron por parte de la Alcaldía, 115 “puestos de escritura” ubicados en sitios claves de la ciudad como cafés, oficinas de correos, centros deportivos y culturales, museos, a las orillas del río Sena y otros lugares de gran afluencia turística, en los que se les brindó a residentes y visitantes, tarjetas postales, papel carta y bolígrafos, para que escribieran manualmente a sus familiares y amigos.
También como parte de esta jornada orientada a la escritura manuscrita, se llevaron a cabo un centenar de talleres de escritura en bibliotecas y casas de la cultura de la “Ciudad de la luz”, con el objetivo según la Alcaldesa de “ayudar a quienes la escritura puede retraer por diversas razones”
A su vez, se editó por parte del correo (“la poste”), doce mil ejemplares de un sello postal “París´ écrit”, que puede ser adquirido en alguna de las 41 oficinas postales parisinas.
Si “París bien vale una misa”, (Paris vaut bien une messe), frase que se le atribuye a Enrique de Borbón o de Navarra (1553- 1610), antes de asumir como Rey de Francia, al topar con el impedimento que no profesaba la religión Católica ya que era Protestante.
Se dice que esta frase fue la cínica justificación que el rey Enrique le brindó a sus correligionarios los hugonotes, cuando le reclamaron airados, por su traición de asumir el trono de la muy católica Francia (la hija primogénita de la Iglesia) posterior a asistir a un Te Deum en la Catedral de “Notre Dame”.
París ha valido, novelas, poesías, cuentos entre los más destacados y considerado  uno de los mejores de la historia está el del argentino- francés Julio Cortázar: “Carta a una señorita de París”. Sin lugar a dudas, París bien vale una tarjeta postal o una carta escrita a mano, el gran objetivo de este Proyecto de la Alcaldía de la “Ciudad del amor”, que las personas retomen y disfruten la escritura manual.

(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México 
   
                                                          



miércoles, 5 de junio de 2019

Fuera de sí, en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía por Ana J. Durán*


(Madrid)

Los días 8 y 9 de mayo se llevó a cabo el seminario Fuera de sí (Prácticas de heteronomía y formas de co-dependencia) en el Museo Nacional de Arte Reina Sofía, Madrid, España.
Un seminario que ha propuesto diferentes acercamientos al cuerpo fuera de sí, desde la práctica escénica, la filosofía, la teoría política y la historia del arte considerando que el cuerpo nunca es singular. Continuamente se extiende y conecta con otros. La expresión “fuera de sí” permite atender no solo a las formas en las que los sujetos están siempre haciéndose y deshaciéndose en y junto con otros, sino también a los mecanismos de paralización y aislamiento que provocan el miedo, la precariedad y la radicalización de las identidades.
Se habló de un  “fuera de sí”  que apunta entonces en varias direcciones y a la elaboración de modelos que permitan pensar alternativas a nuestras formas actuales de practicar la democracia. Nunca seremos, se ha dicho, capaces de pensar nuevos sujetos políticos sin producir previamente otros cuerpos.
La apertura fue realizada por  Victoria Pérez Royo y Ana Longoni (Directora de Actividades Públicas y del Centro de Estudios del Museo Reina Sofia, investigadora y escritora argentina), quien habló en su conferencia  acerca de la alegría como  estrategia, idea que propuso  Roberto Jacoby como uno de los modos de resistencia al terror concentracionario instalado por la última dictadura argentina. Modos distintos pero no por ello incompatibles con la gesta que encabezaron las Madres de Plaza de Mayo y el movimiento de derechos humanos. Y en estos tiempos en que la palabra identidad  insiste  a la vez que congela, hubo una frase que recordó Ana Longoni del Indio Solari que, creo, apuntala al  “fuera de sí”: Solo lo que no tiene identidad, sobrevive.
Santiago Alba Rico trató de responder a su pregunta: ¿Qué pueden medir los cuerpos? Su respuesta da claves sobre el destino de los cuerpos en nuestras sociedades capitalistas de consumo y sobre las dificultades crecientes para reconectar los cuerpos a partir de “vínculos liberadores”, como apunta el filósofo francés Jean-Claude Michéa.  nuestros cuerpos, con sus árboles y sus criaturas vivas, un obstáculo vacío de significado, muerto y privado de emoción.
Emancipación de los cuerpos, emancipación de las cosas fue el nombre de la conferencia de Vladimir Safatle donde nos presentó una gramática social de conflicto, dado que no hay revolución sin una nueva forma que imposibilite la gramática  de propietarios y de aquellos que hablan en representación de los silenciados. Encontrar la forma de liberar las cosas de su servidumbre, lo que pasa necesariamente por la pérdida del miedo a ser cosa.  Vladimir Safatle apunta a que la emancipación de los cuerpos reclama, necesariamente, un movimiento de implicación que se podría llamar "emancipación de las cosas", y de la emancipación de las palabras que, al ser siempre las mismas, impiden que haya arte.
Inclinación, vulnerabilidad y desposesión fue la mesa  en la que  participaron Fina Birulés, Elvira Burgos y Meri Torras. Se habló de pensar el cuerpo desde una perspectiva feminista que supone reflexionar sobre cómo eso que llamamos cuerpo se va conformando en un proceso constante y reiterativo en el que intervienen normas culturales y discursivas, instituciones, prácticas, el medio ambiente material y ecológico, y la interrelación con otros cuerpos. Los cuerpos feministas actúan entrelazados, afectándose mutuamente, reivindicando no solo el pensamiento y la toma de conciencia, sino revelando la sensibilidad, la creatividad, las emociones y pasiones que nos habitan. Juntos, en alianzas insospechadas, nuestros cuerpos resisten desde su vulnerabilidad común las políticas dañinas que socavan nuestras vidas.
Fueron dos días de fiesta para el pensamiento y lo preformativo.

Todo el programa se puede consultar en https://www.museoreinasofia.es/actividades/fuera-si

(c) Ana J. Durán*
Madrid

*corresponsal en España

sábado, 27 de abril de 2019

La poetisa Ida Vitale, con "humildad uruguaya" recibió el Premio Cervantes de Literatura



(México, D.F.) Washington Daniel Gorosito Pérez

Nació en Montevideo el 2 de noviembre de 1923, poeta, ensayista, traductora, crítica literaria, profesora, integrante del movimiento artístico denominado “Generación del 45”. Estudió en la Facultad de Humanidades en la Universidad del Uruguay, que le otorgará el Doctorado Honoris Causa en el año 2010.
Durante el Gobierno militar se exilió en México (1974- 1985), país que considera su segunda patria, donde aprendió la “picosidad” del lenguaje y desarrolló una extensa actividad de escritura. Con la ayuda de Octavio Paz se incorporó a la rica vida cultural mexicana. “Mis once años en México fueron de realización permitida. Eso es maravilloso, un lugar que lo recibe a uno como si no fuera extraño. México te da la ilusión de que todo está abierto”.
En su discurso la poeta oriental, al recibir el máximo galardón de la literatura en lengua castellana, el Premio Cervantes, conocido como el “Nobel” de las letras en Castellano, remarcó su devoción por la obra cumbre de Miguel de Cervantes Saavedra: Don Quijote de la Mancha.
“Mi devoción cervantina carece de todo misterio, mis lecturas del Quijote, con excepción de la determinada por los programas del liceo, fueron libres y tardías”.
“Muchas veces lo que llamamos locura del Quijote, podría ser visto como irrupción de un frenesí poético no subrayado como tal por Cervantes, un novelista que tuvo a la poesía por su principal respeto”.
El Premio Cervantes de Literatura 2018, le fue concedido a Ida “por su lenguaje, uno de los más destacados y reconocidos de la poesía hodierna (moderno o actual), en español, que es al mismo tiempo intelectual y popular, universal y personal, transparente y honda”.
El jurado también destacó que desde hace un tiempo se ha convertido “en un referente fundamental para poetas de todas las generaciones y en todos los rincones en español”.
Siguiendo con parte del contenido del discurso de Ida, sostiene: “Cervantes como precisa José Miguel Marinas, es “el primer alegorista de la ética moderna” y va sobreviviendo a las menguantes transformaciones de ésta.
“Virtud siempre lograda de Cervantes ha sido no echar mano de milagros de los usuales en las novelas que no se privaban de gigantes y monstruos, cuando un argumento descontrolado las requería”.
Toda la gracia proviene que el Quijote haga de las suyas “cuando ya no se usan los caballeros andantes”, radica en ello su razón de ser, el más sutil de los méritos de la obra.
En la última década, la poetisa ha sido galardonada con los premios más importantes de literatura en lengua española:
2009 –IX Premio Internacional Octavio Paz de Poesía y Ensayo.
                    (Compartido con Ramón Xirau).
2014 – Premio Internacional Alfonso Reyes.
2015 – XXIV Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.
2016 – Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca
2017 – Premio Max Jacob
2018- Premio Literatura en Lenguas Romances de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara- México.
2018- Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes.
Afirma en su discurso Ida que El Quijote, “nos reclama la inacabable virtud del libro: exigirnos la fidelidad atemporal a lo que, lector tras lector y época tras época, se ha ido consagrando, como un venerable sostén de la herencia humana”.
“No sé por qué atribuí a ese libro la capacidad de precipitar hacia mí, la buena voluntad del azar. Quizás simplemente buscaba una ocasión de dicha dispersiva, de caridad sin reserva, cuando el disfrute viene sin proponérselo a veces, acompañado de una sensación de penuria de gracias en la vida diaria y necesidad de gusto satisfecho, que depararán siempre las aventuras por las que ando tan a gusto cuando me reintegro al maravilloso mundo cervantino”.
Ida, la niña que se inició en la escritura a los 15 años; según ella una edad en la que “no escribís pensando que sos buena”, hoy a sus 95 años continúa escribiendo, su última obra: Shakespeare Palace. Mosaicos de mi vida en México, es el título de las memorias de la poetisa publicado este año.
La escritora reconoció en su discurso lo que se convirtió en una “devoción total” cuando intimó “con aquella pareja española tan tiernamente compatible, entre sí y con una lectura inocente y deseosa de amistades literarias a su alcance, ese Quijote y ese Sancho que hablaban de otra manera”.
La ceremonia en la Universidad Alcalá de Henares en Madrid, en que el Rey Felipe VI le entregó el galardón a Ida Vitale, estuvo marcada, por la lluvia, un elemento fundamental en la obra de la poeta y por su humildad y el agradecimiento que mostró en forma constante. “Es la humildad uruguaya”, dijo Nuria Flo, una de sus nietas que la acompañaba.
Refiriéndose a la obra de Ida dijo: “La poesía de mi abuela me gusta mucho, pero a veces es difícil”. Es que para Ida Vitale: “No todos los poemas están escritos para que se entiendan”.
Y lo que se entendió muy bien, fue el final del mensaje de la poetisa: “Con todo lo que las afirmaciones de Don Quijote, prudente y aun sabio, me reclaman de acatamiento, para terminar debo disculparle una afirmación que como suya, podría ser aceptada sin más “que no hay poeta que no sea arrogante y piense que sí que es el mayor poeta del mundo”.
No es mi caso, puedo asegurarlo. Sin duda, Don Quijote no imaginó jamás que ese género femenino al que se consideraba por oficio llamado a honrar y defender pudiera caer en tan osada pretensión. Y en eso, estoy segura que acertó”.
      
(c) Washington Daniel Gorosito Pérez
México, D.F.

Washington Daniel Gorosito Pérez es un escritor y periodista de origen uruguayo radicado en México