martes, 13 de febrero de 2018

Animal sospechoso, donde la poesía nos toca por Susana Szwarc

Susana Szwarc en la librería Animal sospechoso (Barcelona)
junto a Rodolfo Häsler


Susana Szwarc en la librería Animal sospechoso (Barcelona)
durante una lectura de poemas junto a Rodolfo Häsler


(Buenos Aires)



Llegar a Barcelona en el tren (veloz), que el poeta Rodolfo Häsler nos esté esperando e

ir directamente al encuentro de Animal Sospechoso, no es una experiencia más. Implica

un acontecernos.

Animal sospechoso, ¿qué animal podría serlo sino el animal que escribe poesía? Digámoslo

mejor, ese animal instrumento que escribe poesía.

Creo que el poeta (como el músico) está ahí, y de pronto letras, notas comienzan a “armarse”

y usan a esa persona que está en algún lugar. Si esa persona acepta eso, ya está ahí,

escuchando, agarrando el bolígrafo, agarrando las hojas de papel, el teclado, el piano, las

 claves.  Después corregirá, seleccionará, trabajará para dar forma (sentido o sinsentido) a eso.

Volvamos a nuestro Animal Sospechoso. Lugar  donde la poesía está en todas partes, en

los libros que la visten, en las voces de los poetas que la leen, en los talleres que se realizan,

en los que van a buscar el libro deseado y se encuentran, además,  con otros, interlocutores.

No es imaginación.

Animal sospechoso está en el número 9 de la calle Ventalló de Barcelona, y cuando llegamos

están Pablo, Roberta y Cloe. Sabemos que las huellas hablan y esas huellas de esos rostros

nos están recibiendo de un modos amoroso, inteligente (tal vez porque las dos cosas van

untas).

Toda la librería está especializada, sí,  en  poesía. Para grandes, para chicos (si esa división se

sucediera “de verdad” entre los humanos). O sea, poesía, eso que ningún sistema pudo aún

apresar.

Quien empezó con este Animal Sospechoso en sus múltiples formas: revista, editorial, librería

es Juan Pablo Roa y, no podía ser de otra manera, es un poeta que nos dice, por ejemplo:



Desnudos de padre

la noche cubrió nuestras vergüenzas.



Meses después

te desengendró la misma noche

            en una noche más lejana;



           ahora no digo noche sino árbol bocabajo

            de ramas altas dentro de la tierra



Y trancribo a Juan Pablo Roa: “…la idea  me llegó casi inesperadamente al leer un ensayo del

poeta colombiano Nicanor Vélez Ortiz sobre José Ángel Valente en la revista La Rosa Cúbica:

 «cuando afirmamos que la poesía es un medio de conocimiento es, en parte, porque, como

dice Valente, “toda poesía es, ante todo, un gran caer en la cuenta”. Una de las grandes

revoluciones de la poesía que se concibe así es su conciencia de explorar un territorio

desconocido e invisible, por el simple hecho de no estar controlado, orientado y premeditado

de antemano. Por esto el poema, visto así, es un “animal sospechoso” para toda ideología;

simple y llanamente, porque la ideología sabe que ella puede ser la primera víctima de ese

“primer animal visible de lo invisible” (como diría Lezama), y esto asusta.”

Estamos invitados allí, los invito allí, porque cada uno que pasa por esta librería única, sabe

que puede convidar a otros. Seguir invitando, que se vuelve casa de nuestro Animal

sospechoso.

Sabemos que en Barcelona está,  todavía en construcción, el Templo Expiatorio de la Sagrada

Familia, conocido simplemente como la Sagrada Familia, basílica diseñada por el arquitecto

Antoni Gaudí.

Y sabemos también que está otro sitio, el de  Animal sospechoso,  donde no expiamos, sino

leemos, exploramos, en una construcción permanente.



(c) Susana Szwarc

Ciudad Autónoma de Buenos Aires

http://susanaszwarc.blogspot.com.ar/



Susana Szwarc, es una escritora argentina, nació en Quitilipi, Provincia del Chaco. Vive en la ciudad de Buenos Aires

               

               

1 comentario:

  1. ¡¡Qué nota generosa!!! Mil gracias, Suzana. Ojalá vuelvas pronto por Animal Sospechoso

    ResponderEliminar

publique un comentario a esta nota