lunes, 13 de octubre de 2014

Una rosa musical - José Respaldiza Rojas

(Lima) José Respaldiza Rojas                                          
 
                                         
      La vida se  va a acabar,                                                    
la  vida se va a acabar,                                       
la vida se va acabar                                       
y yo te sigo queriendo.            
Estoy en el Pasaje Inclán, en el centro de Lima, en la Colmena, a media cuadra de la Avenida Tacna, escuchando al Coro de la Universidad Nacional de San Marcos, que dirige Rosa Alarco Larraburre, que fue creado, con apoyo de la Federación de Estudiantes, en 1954. Ese local me es conocido pues allí vivió mi abuela materna Amelia Zorrilla.
        No lo he podido evitar,                                       
 no lo he podido olvidar                                       
y yo por ti estoy muriendo.                              
          fragmento                                           
 
 Amor ladrón                                           
 Triste con fuga de tondero                                       
Canon a dos voces                                           
 Arreglo de Rosa Alarco
Era 1963, entonces tenía el cargo del Centro Federado de Primaria de la Escuela Normal Superior y, a la vez, el de Secretario de Relaciones Internacionales de la FEP (Federación de Estudiantes del Perú) y fui a visitarla con la esperanza que aceptara una invitación para que el coro que dirigía actuase en la Escuela Normal Superior.       
        Cuando mi Pepa va al baño,                                  
  yo le llevó el peinador,                                       
y cuando sale del baño                                       
quiere que la peine yo.
Avanzo con lentitud e ingreso a la sala de ensayos, busco un lugar y me siento a espalda de ella, que ensaya una nueva canción. Escucho un rato y la melodía me atrapa, cierro los ojos y con el brazo derecho en alto sigo el compás de los movimientos, parece que se dio cuenta pues al cabo de un rato, dio tres golpecitos con su batuta contra el atril e indicó un descanso.  Viene hacia mí y me dice:
-¿Sabe usted dirigir?
-No, no – respondo azorado – no tengo ese privilegio, sólo llevaba el compás.
-¿Le agradó el canto?
-Claro.
-¿Qué lo trae por acá?
-Quisiera saber si existe la posibilidad que acepte la invitación del Centro Federado de Primaria para que el coro que usted dirige intervenga en la Semana Cultural de la Escuela Normal Superior.
-¿Para cuándo es?
-A comienzos del próximo mes.
-Ven la semana entrante con un oficio de invitación.
-Muchas gracias.
            Cuando mi Pepa va al baño                               
         yo le llevo el peinador,                               
         y cuando sale del baño                               
         quiere que la peine yo.       
Es en esa circunstancia que conocí físicamente a Rosa Alarco, que lucía de buen semblante,  ojos chivillos en una cara algo pequeña y de una mirada intensa, su cabellera negra contrastaba con su tez de piel blanca. Su voz fina no le hacía mella a su don de mando, sin dejar de ser femenina. Se vestía con sobriedad. Ya antes mi padre me habló de ella al comentarme las Campañas de Extensión Cultural que realizaba por todo el país el Dr. Manuel Beltroy – se pronuncia beltruá –, Rosa Alarco Larraburre nació un 3 de noviembre de 1911, casi finalizando su primer periodo presidencial Augusto B. Leguía. Abrió sus ojos en el seno de una familia acomodada.
            Ay Pepa, ay Pepa                                      
  permite Dios que te quepa                                   
en tu pecho un abanico                                   
paloma dame tu pico,                                       
 y un poquito de tu salero ay sí.
Cursaba su educación secundaria cuando pidió se le compran una guitarra, solicitud que no fue bien tenida por sus padres, ya que tocar guitarra era sinónimo de bohemia.
            8 y 8, 16 más 24, cuarenta ay si,                               
esta noche bailo rico ay si                                   
quiero bailar terulero,                                   
quiero bailar terulero                                      
  terulero quiero bailar. 
  Ay Pepa                                         
   Marinera y fuga                    
Canon a dos voces                                       
Arreglo de Rosa Alarco
Estudió teoría y piano en la Academia Sas-Rosay y en el Conservatorio Nacional de Música, estudió Armonía, Análisis, Contrapunto, Fuga y composición musical con Rodolfo Holmann, luego, en 1942, siguió estudios de coreografía y danza moderna en la Academia de Helba Huara de Nueva York.
        Anda camina negrita,                                       
vamos al cañaveral,                                       
a cortar la caña dulce                                   
que luego azúcar te da.
También siguió cursos de perfeccionamiento en el Conservatorio Nacional de Chile, con la beca Andrés Segovia realizo estudios en Santiago de Compostela.
        Camina negra, camina                                   
que tengo que trabajar,                                   
anda recoge la caña                                       
que tu negro va a cortar.                            
            El cañaveral                                           
panalivio                                                     
 Vicente Vargas                                           
fragmento                                            
Canon a dos voces                                            
Arreglo de Rosa Alarco                                           
Hizo arreglos corales con Amor ladrón, El cañaveral, La Pasionaria, la Jarra de oro, la Lámpara maravillosa, Ay Pepa. Creó el coro escolar en la G. U. E. Rosa de Santa María y en el Colegio Mercedes Cabello de Carbonera. Con sus grupos corales visitó Piura, Chiclayo, Ica, Arequipa, Tacna, Ayacucho, Chiclayo, Chimbote, Talara, Paramonga. En el Festival Latinoamericano de la Canción Universitaria, realizado en Santiago de Chile, ganó el premio Ministerio de Educación de Chile. Siempre luchó por la preservación y difusión de nuestro folklor.
        Aquí está la pasionaria,                                   
flor que cantan los poetas;                                   
los poetas cuando cantan,                                   
cantan penas y tristezas.        
En 1958 representa al Perú en el Consejo Internacional de Música de la UNESCO y en 1963 nos representa ante la Confederación de Coros de América. Gana, en 1974, el premio Casa de las Américas, en el área de etnomusicología, por su libro Biografía y obra de Alfonso de Silva, un excelente músico peruano, compañero de estudios en el Colegio San Agustín, de padrino Erasmo Alfonso Respaldiza Martínez.
        Vengan a que todos me desengañen,                              
  aunque me cueste luego el morir;                               
vengo a arrancarte de otros brazos,                               
vengo por lo que es mío, vengo por ti.                 
 
               La pasionaria                                           
La Guardia Vieja                                           
 fragmento                                           
Canon a cuatro voces                                       
Arreglo de Rosa Alarco       
Rosa Alarco, a la par que visitaba muchos lugares de nuestra patria, iba recolectando trajes típicos, colección que donará al Instituto Riva Agüero. También estuvo ligada al Movimiento Latinoamericano para la defensa de los Derechos Humanos.
El 19 de enero de 1980 cerró sus ojos esta magnífica dama, a quién tuve el honor de compartir su amistad. Debo indicar que ningún gobernante nuestro la distinguió con ningún galardón pese a su proficua labor peruanista, por ello tratemos de divulgar lo máximo posible, su vida y obra, para que el manto del  desdén y el olvido no cubra la huella que ella nos legó.
 
(c) José Respaldiza Rojas
Lima
Perú
 
José Respaldiza Rojas es escritor

nota enviada por José Respaldiza Rojas para su publicación en la revista Archivos del Sur.


1 comentario:

  1. Gracias a ustedes por la publicación de tan hermoso artículo de mi recordado profesor Don Pepe Respaldiza, en homenaje a quien fuera una de las mas importantes figuras de la música peruana.

    ResponderEliminar

publique un comentario a esta nota