martes, 26 de mayo de 2015

El Museo de los Refranes y otras estampas por Maritza Morales Valero












(Guayos, Sancti Spiritus) Maritza Morales Valero

¡Aún hay tiempo!


"…Así los refranes fueron creciendo, entre ciguarayas y zunzunes"


Esta frase acompañaba a los visitantes de Tomás, "El hombre de los Refranes", al contar la idea de tapizar las paredes de su casa, de cuatro portales, con tablillas de barro cocido, con refranes grabados.
Así surgió el "Museo de los Refranes", único en el mundo, con más de 6000 ejemplares. Ubicado a las afueras de la ciudad de Sancti Spíritus, Cuba.

Tomás Nazario Álvarez de los Ríos, escritor y periodista. Nació en Guayos el 28 de julio de 1918. Murió a los 90 años.

De procedencia humilde. Fue su madre quien le enseñó las primeras letras. La madre le escribía en el piso de su vieja casa, ubicada en el poblado de Guayos a 12 km de la ciudad de Sancti Spíritus, donde posteriormente residió.

Con un carboncillo o algún trozo de yeso, le escribía la madre de Tomás, las sílabas para que el pequeño las repitiera.
De ahí la preferencia por el refrán:

La letra con sangre entra, pero con dulzura y amor, se enseña mejor",

Su refrán favorito: "No hay hotel como mamá".

Por el año 1924 o 1925, en una escuelita de su pueblo, dirigida por un excelente maestro, considerado el padre de la educación en el territorio, realizó sus primeros estudios.

Muy joven, trabajó en los cortes de caña, y junto a su madre en las escogidas de tabaco. Aprendió el oficio de herrero con el que sostuvo a su familia por algún tiempo.

A finales de la década de los 40 comenzó como lector de tabaquería, oficio más decoroso, en el que se tuvo que perfeccionar, seleccionando la buena literatura universal y cubana, lo que incrementó su cultura; de ahí su avidez de leer de todo. Esto lo hace integrar el fuerte movimiento cultural del poblado.

Incursionó en el grupo de teatro donde surge la amistad con Fayad Jamís (poeta y pintor mexicano, residente en Guayos, en esa época).
En el año 1947, fundan un grupo cultural, donde incluían sketches, obras teatrales, declamaciones de poesía y música.

En una emisora de radio, logran un espacio donde ofrecían temas históricos y culturales.

En 1948 se inicia como periodista al fundar Acción, periódico que se enfrenta al gobierno de turno reclamando mejorías para la población.

Fue colaborador del periódico Adelante de la imprenta local, el que publicaba artículos denunciando el abandono en que se encontraba el poblado y fustigando a dirigentes por haber perdido la moral colectiva. Se pone en circulación el periódico dominical en miniatura La Escoba, órgano oficial del Partido del Pueblo, en el territorio, enarbolando el lema: Vergüenza contra Dinero, clausurado por el dictador Fulgencio Batista, sustituyéndolo por Clamor, que también fue clausurado por denunciar las injusticias y todo lo que parecía indebido.

En 1949 fue el punto culminante de esta etapa periodística.
En 1956 se casa, y cuenta que tuvo que acogerse al refrán español:

"Quien se casa por amores y no tiene que comer; cómase a besos a su mujer".

Fue coordinador del movimiento 26 de Julio, que luchaba en contra de la tiranía batistiana, realizando actividades de acción. Por algunas de estas cuestiones fue detenido. Su vida peligraba y tuvo que exiliarse en Venezuela.

Regresa a Cuba con el triunfo de la Revolución de Fidel Castro.
Su etapa periodística la perfeccionó con la Revolución y la alternaba con su cargo en la dirección de cultura.

Presidió Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), en la provincia de Sancti Spíritus.

Cuenta con una vasta producción literaria en la que incluye cuentos, relatos testimoniales y novelas. Incursionó en el teatro, y compuso obras musicales.

La mayor parte de su obra está basada en la vida del campesinado cubano y la inmigración de los Canarios a Cuba, de ello es ejemplo su obra cumbre, la novela: Las Farfanes, además de: Los triángulos del amor; Candelaria; Esos carreteros, y Ramas, troncos y raíces (Inédita).

Las Farfanes se convirtió en un éxito radial. La novela cuenta con más de 400 refranes.

Según declaró Fayad Jamis:
…Las Farfanes; es la primera novela escrita, desde el rocío del surco, allí donde los sueños silvestres, el dicho picarón pero ingenuo, y el cuento desmesurado, son como la respiración de los sueños guajiros…obra maestra de nuestra narrativa popular de acento campesino. Cuanta sabiduría, cuanta cubanía sabrosa caben en este libro…porque todo en Las Farfanes es Tomás: buena persona que jamás halla nacido en un pueblito espirituano, cubano, cada día más verde y transparente, que lleva el nombre de Guayos.

El importe íntegro de los derechos de autor de la novela Las Farfanes, fue donado por Tomás, en acto público para ser utilizado en la escuelita que se construía en su barrio, en Guayos, especialmente para la compra de instrumentos y el vestuario de una banda rítmica, por esa razón fue criticado por muchos por haberse quedado con los bolsillos vacíos y por seguir en su precaria vivienda.

Fue objeto de injurias y calificativos de "inteligente y aprovechado" cuando cuatro años mas tarde, después del ruidoso donativo, las autoridades del gobierno, le hicieron construir una vivienda en las afueras de la ciudad de Sancti Spíritus.

[…La polémica ha sido parte de mi vida… he criticado mucho pero también he sido criticado…]
¿CÓMO SURGIÓ LA IDEA DEL MUSEO DE LOS REFRANES?
Por el año 1985, mientras observaba las paredes de su casa que le parecían desnudas, según cuenta en videos; que parecía un convento, se le ocurre la idea de tapizar las paredes con refranes. Cierto día mientras leía El Quijote lleno de refranesdecidió cubrir las paredes de su casa con proverbios, frases populares y nombres de personajes de todo tipo.


Artesanos de Sancti Spíritus fueron los encargados de fabricarle los moldes de barro, escritos con la punta de un clavo y luego cocidos en el horno, para fijarlos en los ladrillos a relieve.

El arquitrave fue reservado para unas 200 estampas de tipos populares y pregones espirituanos. Aquí aparecen desmochadores, carreteros, juglares, isleños de las Canarias y personalidades de Cuba y otros países, artistas y políticos.

[…He convertido mi vivienda en un reservorio cultural donde cohabito con más de 6000 refranes, mi querida cotorra, una campana de bronce de 1948, instrumentos de uso campesino como el arado criollo, el pilón de madera y el molino de viento…]
A sugerencia del Comandante Fidel Castro, una selección de los refranes se recogió en un libro.

[…Enamorado de la naturaleza, mi casa está rodeada de ponasí, palmas y ciguarayas a quien le tengo gran fe por sus valores medicinales…]


En una carta desde Ciudad de Mexico, con fecha 23 de marzo de 1982, que le enviara su amigo Fayad Jamis, le comenta una idea totalmente realizable; crear en Guayos un museo de arte moderno. Tres años más tarde retoma la idea en carta desde La Habana 10 de septiembre de 1985.

Por desgracia para los Guayenses y para la cultura en general, hubo muchos oídos sordos a este proyecto.

El 26 de marzo de 1986, Fayad, declaró al periódico Escambray:
… todo parece estancado… yo estoy dispuesto ayudar en todo…

Mi máxima aspiración es convertir el museo en un complejo cultural donde se ofrezcan conciertos y se monte una exposición de pequeño formato…

La no creación del museo de arte universal en Guayos fue una derrota para el movimiento cultural… muy lamentable para las nuevas generaciones…

Tomás obtuvo muchas distinciones y premios de la cultura cubana y fue considerado Hijo Ilustre de la Ciudad de Sancti Spíritus; sin embargo, en la actualidad, la Casa de los Refranes se oculta avergonzada ante los ojos del viajero. En el 2014, cuando la ciudad de Sancti Spíritus arribó a su medio milenio, y en la actualidad, la casa Museo se encuentra en un visible deterioro.

Estuvo el museo nominado para los record Guiness, proyecto que quedó inconcluso, según comentarios de su actual propietaria Mailet Marín Álvarez, sobrina y heredera de Tomás; que dice estar en la mejor disposición de restaurar la obra de su tío, pero por ser un trabajo muy difícil, y al no contar los medios, ni con la ayuda, muchas de las tablillas grabadas se han despegado, y se han perdido muchos refranes.

La casa museo ha recibido innumerables visitantes, personalidades de la cultura, la política, el deporte, lo cual consta en la fotografías expuestas en las paredes de la sala de la vivienda.

Respondiendo a las preguntas del autor José Ramón Crespo Jimenéz, en su libro (Testimonio) EL HOMBRE DE LOS REFRANES

Tomás le expresó;

Autor:
Se dice que Fayad Jamis nombró a Guayos "el ombligo del mundo". ¿Le gustaría trasladar esta casa para ese cordón vital?


Tomás:
Bueno, de ser posible, si la pudiera arrancar con refranes y todo, yo me la llevaba. Amo a Guayos. Todo cuanto soy y el arranque de mi vida se lo debo a Guayos.

…quisiera que se le creara un museo a la Palma Real, que se hiciera en un palmarito cercano a la Cantera (de Guayos), que tenga un lugarcito para los niños, donde aprendan ecología y donde se compile todo lo escrito sobre la Palma, y donde se exponga todo lo que produce y obtiene de ésta.

…quisiera que me enterraran a tierra pelá, en mi pueblo, y si un amigo quiere depositar una flor silvestre en mi tumba, que lo haga por amor. El cuerpo pertenece a la tierra…

No quiero cruz, "ni en paz descanse". Un brazo en alto sería mi escultura preferida. Yo no quiero descanso

En los últimos años de la vida, del Hombre de los Refranes, se mantenía activo, una antigua máquina de escribir, lo acompañaba. Atendía la peña literaria, y de cultura en general, donde asistían niños, alumnos, maestros y profesores, en la que se debatía sobre los refranes, como lenguaje de los pueblos, se hacían encuentros de conocimientos sobre cubanía, y arte universal, y de vez en cuando era amenizada por algún músico estudiantil o por el rico jugo de caña (guarapo), que él mismo Tomás obtenía, de una guarapera rústica, de su propiedad.
Muchos de esos objetos se conservan en la casa de cuatro portales, rodeada de plantas, tan altas que la ocultan a los ojos de cualquier viajero desconocedor de esta historia.

Las paredes tapizadas por refranes, dichos populares, y nombres de personajes, desafían el tiempo, se desprenden, y se amontonan unos sobre otros al borde del portal, al lado del arado, del pilón o de algún objeto.

Su añejo techo de madera y tejas, soporta la ausencia del dueño, de las peñas, de las visitas que cada día son menos, tal parece que se niega a desplomarse, quiere evitar que se pierda esa joya de la cultura cubana y del mundo.

Todo el arte se aprende, se valora y se aprecia, gracias a la memoria histórica de los pueblos, a sus costumbres, raíces, a su idiosincrasia.

 
ESTAMPAS POÉTICAS RELACIONADAS

Poesía de Fayad Jamís, poeta, pintor, periodista, diseñador y diplomático. (Zacatecas, Mexico, 1930, La Habana 1988)

Actualmente sus restos descasan en el cementerio del poblado de Guayos, Sancti Spíritus. Lugar donde residió por algunos años desde su niñez y dónde se inició como artista universal, y donde cada año se le rinde tributo a su obra.


CON TANTOS PALOS QUE TE DIO LA VIDA

Fayad Jamís

Con tantos palos que te dio la vida

y aún sigues dándole a la vida suefios.

Eres un loco que jamás se cansa

de abrir ventanas y sembrar luceros.

Con tantos palos que te dio la noche,

tanta crueldad, y frío, y tanto miedo,

eres un loco de mirada triste

que sólo sabe amar con todo el pecho,

fabricar papalotes y poemas

y otras patrañas que se lleva el viento.

Eres un simple hombre alucinado

entre calles, talleres y recuerdos,

un simple hombre loco de esperanza

que siente como nace un mundo nuevo.

Con tantos palos que te dio la vida

y aun no te cansas de decir te quiero.






LOS PÁRPADOS EN EL POLVO

Fayad Jamís

(fragmento)

Y mañana ¿qué cosa?

¿Quién velará mañana estos recuerdos?

El polvo permanece inmóvil
como un castillo en ruinas,

no hay mañana, solo habrá otro día

de sed, un día ciego de angustias,

sin pájaros, día sin esplendor,

perdido y frío para siempre.







LA BRÚJULA ME GUÍA

Maritza Morales Valero


…El que no quiere la ciudad en que nació, el pequeño pueblo; la casa; y a su familia, no quiere nada; no está apto para amores superiores; El amor patrio, amor a las costumbres, a las tradiciones…

 

EUSEBIO LEAL


Hoy recuerdo el bohío de mi infancia, las vegas de tabaco, y el café, un aroma que despierta a la alborada y a unos ojos que reflejan mi niñez.

Heredero del arado de mi abuelo, de la papa, del pescado que emigró; desde mares transitados por isleños y en isleños acogidos con amor.

Hoy regreso al verdor que estos campos, me devuelven de la caña a mi central.

Me detengo, veo a sus torres disparejas, más su pito ya no logro recordar.

Las calizas en canteras, casi intactas, las diviso a mi diestra, y a un palmar pero no veo el museo de la Palma, y recuerdo los refranes de Tomás.

En el Puente Elevado me detengo, allí cambia de color mi corazón, Justo encima de la cruz donde converjo, con las líneas paralelas, un vagón; va de largo con su rumbo indiferente, al ingenio que antes era mi reloj.

Llego a un pueblo siempre alegre, transparente; lo es tanto, que algún necio no notó, que le sobran grandes dones a sus gentes, herederos de figuras que albergó.

Ya los párpados me duelen en el polvo; pues no veo en el cielo el resplandor, que me trajo a esta tierra de Parrandas; importadas joyas, que perfeccionó.

Es mi esencia; la defiendo, la reclamo, me pierdo en el murmullo, en el olor; de la pólvora de fiesta, no de guerra; que por años merece su esplendor.

Más asalta a mí la duda, me traslado, en vano busco el museo que Fayad, soñó un día erigir en el poblado, que entre palos y papalotes, fue a volar.

Ya lo sé; son los dones que heredamos, fieles siempre a una cruel ingenuidad,


¡Más la pluma nunca tiembla en nuestras manos, si la "Brújula" nos guía en la verdad!

Ha sido un comentario para la REVISTA ARCHIVOS DEL SUR, de Maritza Morales Valero, sobre EL Museo de los Refranes, estampas y personalidades de la cultura Guayense y universal.

¡Más la pluma nunca tiembla en nuestras manos, si la "Brújula" nos guía en la verdad!

(c) Maritza Morales Valero
Guayos, Sancti Spíritus
Cuba

Bibliografía

EL HOMBRE DE LOS REFRANES
(Testimonio)
José Ramón Crespo Jimenéz
ALMA DE ADAGIOS
(Documental)
Yeidel Hernández Suárez
Sumaily Pérez Carrandi
poesías de Fayad Jamís
poesías de la autora


Maritza Morales Valero (Guayos, Sancti Spíritus, Cuba, 1968) es poeta y narradora (literatura infantil y para adultos). Graduada de nivel medio superior, de formación autodidacta.
Se incorporó en el 2014 al Taller Literario Fayad Jamis de Guayos, donde ha participado en encuentros de escritores aficionados y ha obtenido premios y menciones en narrativa infantil, para adultos y en poesía. Tiene inéditos cuentos y relatos, para niños y adultos, y poesía. Ha colaborado con revistas infantiles y programas radiales. Fue finalista en el Concurso Nacional de Microrrelatos, auspiciado por la revista mexicana Papeles de la Mancuspia donde fue publicada su obra Cena Homenaje.

texto y fotografías (c) Maritza Morales Valero, enviadas por Maritza Morales Valero para su publicación en la revista Archivos del Sur.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

publique un comentario a esta nota